Said Faz: “La población extranjera sufre los mismos problemas de empleo que la local”

Protesta de los sindicatos | MADERO CUBERO
El secretario de Migraciones de CCOO de Córdoba critica a quienes difunden una imagen distorsionada de las personas inmigrantes y las culpan de los problemas de empleo, especialmente en los pueblos de la provincia

“La población extranjera sufre los mismos problemas de empleo que la local”, afirma el secretario de Migraciones de CCOO de Córdoba, Said Faz, quien lamenta que haya quien sigue difundiendo una imagen distorsionada de las personas inmigrantes y que se las culpe de la falta de empleo y la precariedad laboral, especialmente en los pueblos.

“La población inmigrante se ha mantenido bastante estable en la provincia, lo que significa que la mayoría de estas personas que residen aquí están integradas en la sociedad cordobesa”, explica Faz a través de una nota de prensa, que remarca que, además, la mayor parte de las personas extranjeras trabaja en “ocupaciones elementales, principalmente de jornaleros en el campo, en la hostelería o el servicio del hogar, empleos caracterizados por su alto índice de precariedad y temporalidad y que, hasta la llegada de la crisis, eran poco atractivos para la población local”.

La población extranjera residente en la provincia de Córdoba ronda las 26.800 personas (26.802 a 31 de diciembre de 2014, según datos del INE), de las cuales se encuentran en paro 2.836, según los datos de desempleo de julio. De éstas, a fecha de 31 de julio, 1.067 cobran alguna prestación por desempleo, lo que supone el 37,6% de las personas inmigrantes paradas, aproximadamente el 4% del total de población extranjera de la provincia.

Por otra parte, de los 228.530 contratos realizados en los seis primeros meses de este año en la provincia, 14.638 fueron para personas inmigrantes, lo que supone solo el 6,40%. Se trata de contratos en su mayoría temporales, el 97,80%.

Si se analiza la evolución del desempleo y la contratación por meses se puede constatar, además, la fuerte vinculación del empleo de personas inmigrantes a las campañas agrícolas y a las temporadas altas del sector servicios, una vinculación que también se produce en el caso de la población local.

“El paro sube entre la población inmigrante cuando sube entre la población local y baja cuando baja el paro para los cordobeses, así que es absurdo e injusto culpar a quienes vienen a buscar una salida laboral a Córdoba de la grave situación de desempleo que vivimos”, dice Faz.

El responsable sindical remarca que además de los problemas laborales comunes con la población local, la inmigrante soporta otras exigencias normativas derivadas del campo de Extranjería para poder mantener su residencia legal en España. De esta forma, “para poder vivir aquí tienen que tener un trabajo y eso provoca que muchas personas se vean abocadas a aceptar condiciones laborales precarias por miedo a perder su situación legal”. De esta situación -lamenta Faz- se aprovechan algunos empresarios, que llegan a imponer condiciones de semiesclavitud a los trabajadores inmigrantes.

“Esa situación no es culpa de las personas inmigrantes, sino de las políticas del Gobierno central, que con una reforma laboral despiadada ha dejado a los trabajadores desprotegidos y a merced del empresariado y por las modificaciones en la normativa de Extranjería, que no tiene en cuenta la realidad de estas personas”, recalca Faz.

Etiquetas
stats