Ruth Ortiz: “He estado viviendo con un asesino en potencia” (directo)

Ruth Ortiz, la madre de los niños Ruth y José atiende a los medios de comunicación antes de entrar en la sala donde prestará declaración.

14.41. Termina la tercera vista del juicio Bretón. El jurado ha llegado emocionarse con algunas declaraciones, como la de Obdulia, madre de Ruth Ortiz, que ha recordado entre lágrimas la última vez que vio a sus nietos.

14.40. La testigo dice que a pesar de que Ruth tuviese lumbago, Bretón hacía que fuese ella la que cogiese a los niños y se encargara de ellos. El abogado de Bretón le pregunta si alguna vez le cayó bien. Reconoce que al final no podía verlo. “Al final no podía tolerar ciertas cosas”.

14.37. La testigo confirma el machismo de Bretón. “Pero al final era ya maltrato psicológico”. “No le vi gritarle a ella pero sí tenía muy malos modos. Con sus hijos estaba muy pendiente, pero en la distancia. Era distante. Ordenaba siempre a Ruth encargarse directamente de ellos”.

14.34. Entra la última testigo de la vista de hoy. Es la esposa del anterior. Cuenta que Bretón la llamó para que “hiciese entrar en razón a Ruth”. Ella le dijo que solo llamaría para preocuparse “por el estado anímico de Ruth”. ´“Él decía que siempre había sido bueno con ella”.

14.32. Bretón tiene otra expresión. Parece más preocupado. Ojeroso.

14.27. “Bretón siempre fue una persona machista. Pero en agosto se salía de lo normal. Fuimos al McDonald's.”Él, a voces, le dijo que pidiese lo que saliese de los hueves para ella que él ya pediría lo suyo“.

14.22. Entra un nuevo testigo, amigo de Bretón. Confirma que era estricto y poco cariñoso con sus hijos. Insultó a Ruth, la llamó puta, le dijo que estaba con otro. Y le dijo que no se iba a ir de rositas.

14.18. “Bretón me dijo que ya se vería si Ruth se iba a quedar con los niños. Me llamó la atención después, cuando lo pensé tranquilamente”.

14.12. El testigo: “En un cumpleaños fui con mis dos hijos que eran de las mismas edades que Ruth y José. Yo me acababa de separar y él sabía que yo lo había pasado mal. pasó todo el cumpleaños preguntándome por lo que había vivido en la separación. Tanto lo judicial como la pareja. Yo siempre vi que Bretón era autoritario”.

14.09. Nuevo testigo, amigo de Bretón. “Siempre tuvo a Ruth como si la tuviese anulada. Hubo una vez en la que la obligó a levantarse de una silla para sentarse él durante una reunión con amigos”

14.05. El testigo cuenta que Bretón le dijo que “a lo echo, pecho”. Según Bretón ella tenía que aguantarle a él. Él quería que le diese una explicación a él y le explicase a los niños por qué le había dejado. “Que no se andase con paños calientes”, decía Bretón.

14.00. El testigo relata que Bretón lo llamó alertándole de la pérdida de los niños la tarde del 8 de octubre de 2011. “Antes de acostarme lo volví a llamar” y Bretón le dijo que estaba en la parcela con dos policías y que se había peleado con su cuñado.

13.58. “No la llamemos Ruth, llamémosla equis”, dice el testigo que le decía Bretón para referirse a su ex mujer.

13.57. Este testigo relata que Bretón le confesó que estaba muy dolido con Ruth.

13.56. Este nuevo testigo relata que Bretón lo llamó para saber qué tramites había que seguir en una separación, ya que él está separado.

13.54. Testifica ahora otro amigo cordobés de Ruth y José.

13.51. La testigo dice que “yo no podía imaginarme que podía pasarle nada a los niños”. Concluye su testifical.

13.45. Tras la retirada de la mampara se puede ver el rostro de Bretón. Mira al frente cuando hablan los testigos. El procesado apenas se mueve, su gesto también inmóvil.

13.43. El juez corta a Sánchez de Puerta cuando empieza a preguntarle ¿“Usted cree que José ha matado...?”. El abogado reformula la pregunta, y le añade un “dado su carácter”. El amigo contesta que no lo sabe.

13.42. Concluye la fiscal. La abogada de Ruth no hace preguntas. Turno para Sánchez de Puerta.

13.39. El amigo relata cómo quedó con Bretón después de que Ruth le dijera que se quería separar. El amigo insiste en la normalidad de estas conversaciones.

13.37. El amigo de la pareja asegura que el matrimonio era normal al igual que Bretón. “Quizás era un poco estricto”, dice.

13.36. Declara un amigo del matrimonio Ortiz-Bretón de Córdoba. Contesta ya a preguntas del fiscal.

13.33. Se va a reanudar la sesión. Se ha retirado ya la mampara que ocultaba a Bretón y, por petición de su abogado, le han quitado las esposas.

13.29. Durante la declaración de Obdulia, un par de miembros del jurado también se han echado a llorar.

13.21. Aún quedan seis testigos más por comparecer. El juez reconoce que “vamos mal de hora”.

13.19. El interrogatorio ha sido rápido. El juez ordena un receso de 10 minutos.

13.17. Concluye Reposo Carrero y es el turno de nuevo de Sánchez de Puerta, que inicia su interrogatorio.

13.14. Estanislao describe una visita a la casa de El Portil en la que Bretón le gritaba a Ruth Ortiz que echara un ojo a su hijo, que se iba a caer. Dice que él estaba deseando salir de la casa por la tensión que había generada.

13.11. Estanislao asegura que se tenía que lavar las manos antes de entrar a la casa de sus sobrinos, por orden de Bretón.

13.10. Concluye el interrogatorio de la fiscal y es el turno de Reposo Carrero.

13.06. “Esto va a acabar muy mal”, dice Estanislao que le dijo Bretón durante un cumpleaños, incluso con los niños delante.

13.02. Estanislao recuerda que Bretón no llevaba a sus hijos cogidos por la mano, sino cogidos por la muñeca.

13.01. Estanislao también rompe a llorar cuando recuerda a sus sobrinos y cómo jugaba con la pequeña Ruth al lanzarla al aire. “Tito otra vez”, dice que le decía la pequeña. Estanislao llora.

13.00. Estanislao estuvo viviendo con Ruth y José Bretón en Córdoba mientras él estudiaba, pero relata que un día su hermana lo llamó para que se fuera y se buscara un piso.

12.59. Estanislao está describiendo como es Bretón en el trato, al que califica de normal a primera vista.

12.57. Obdulia abandona la sala y entra su hijo y hermano de Ruth Ortiz, Estanislao, que ya responde a preguntas de la fiscal.

12.55. El interrogatorio de Sánchez de Puerta ha sido rápido. Ha preguntado por las tres razones que Bretón se pudiera llevar mal con la hermana de Ruth: que antes habría estado en la cárcel, que la hermana le había acusado de echarle sal al biberón y que esta mujer y su novio le pintaran con un spray el coche. La abuela asegura que ella no ha sido testigo de esos hechos y que “podría ser el motivo” de su mala relación.

12.53. Concluye el interrogatorio de Reposo Carrero y es el turno de Sánchez de Puerta que arranca preguntando: “José Bretón no le cayó nunca a usted bien, ¿verdad?”. Ella lo niega.

12.51. Obdulia asegura que estuvo tres meses sin ver a sus nietos cuando el matrimonio se marchó a El Portil. Dice que ella se negó a verlos porque veía cómo sufrían los pequeños cada vez que se encontraban con la abuela y cómo su padre los trataba entonces “con muy mal genio”.

12.49. En su relato sobre el día en que dejó a los hijos en el coche de Bretón, Obdulia ha asegurado que el procesado murmuró: “Es la última vez que los ves, es la última vez que vienen”.

12.46. Concluye la fiscal. Es el turno de la abogada de Ruth Ortiz, que inicia preguntándole por la conversación telefónica que tuvo con la madre de José Bretón.

12.42. “Desde la ventana el niño seguía tirandome besos. Adiós, tesorín”, relata la abuela. “Es la última vez que vi a mis niños”. La mujer rompe a llorar y pide perdón.

12.41. “Le dio un beso a mi niña. Adiós corazón. Mi niña era mi tesoro. Al hermanito lo llamaba tesorín”. Obdulia llora cuando recuerda cómo se despidió de los niños.

12.39. Obdulia cuenta que la última vez que vio a los niños fue el 7 de octubre, cuando Bretón se los dejó porque había quedado con su hija. Obdulia relata cuando le dejó a niños para que se los llevara a Córdoba.

12.36. “Que sepáis que esto nos va a traer un gran disgusto”. Obdulia cuenta una conversación telefónica que mantuvo con la madre de José Bretón, Antonia, en los primeros días de la separación.

12.35. La declaración de Obdulia se está centrando en cómo era la relación de Bretón con su hija, y también con la familia de Bretón.

12.28. “Mamá, ¿tú no te acuerdas de tu marido?”. Obdulia es viuda desde hace casi 30 años. “Sí, le dije a mi hija, pero lo que más me duele son mis hijos, que es lo que me corre por la sangre”. La mujer tiene dificultad para acabar las frases, entre sollozos cada vez más intensos.

12.25. “Mi hija estaba tan deteriorada que no era ella, no eran sus ojos, no era su comportamiento, era un zombie andando”.

12.23. “Cuando se fueron a El Portil estuve tres meses sin ver a mis niños”, solloza la abuela, que dice que “yo llamo así a mis nietos”.

12.21. Obdulia declara con la voz entrecortada. Asegura que su hija se “fue deteriorando” conforme avanzaba el matrimonio. Acaba las frases casi sin voz.

12.17. La abuela reconoce que el matrimonio de su hija era “normal” pero que luego comenzó a deteriorarse, sobre todo tras el incidente de los biberones y la sal.

12.15. Tras un breve receso de tres minutos, comienza la declaración de Obdulia, que ha estado todo este tiempo sentada en la silla para declarar.

12.12. Entra Obdulia, saluda al tribunal y mira de reojo a la mampara tras la que se oculta Bretón.

12.11. Concluye la declaración de Ruth Ortiz. El juez llama ahora a declarar a Obdulia, la madre de Ruth y abuela de los pequeños.

12.09. Sánchez le pregunta cómo era la carta que le escribió Bretón. Ella dice que le pareció “una carta infantil” y que su psicólogo cuando la leyó le dijo “es un psicópata frío y calculador”.

12.07. Sánchez de Puerta le pregunta a Ruth si antes de la separación Bretón iba a echar gasoil al dispensario de Huelva. Responde que sí.

12.04. Ruth asegura que denunció a Bretón por malos tratos la noche en que desaparecieron los niños “para que la Policía supiera cómo era José Bretón”.

12.02. “El 18 de septiembre en El Portil me llegó a confesar que él se había creado una máscara, que él no era como realmente parecía que era”.

12.00. “Yo normalicé todas sus conductas”, insiste Ruth a preguntas de Sánchez de Puerta sobre cómo no se dio cuenta hasta el final del verdadero carácter de Bretón.

11.58. Ruth: “José siempre decía que llevaba la razón aunque no la llevara”.

11.57. Sánchez de Puerta habla de “signo de magnanimidad con usted” cuando Bretón siguió a su esposa al cambiar de trabajo por su traslado a una clínica veterinaria de Huelva.

11.56. Ruth Ortiz reconoce a preguntas de Sánchez de Puerta que quien quiso tener hijos fue ella. El abogado le pregunta entonces que no estaría tan anulada. Ella responde que se refiere a su etapa final en El Portil (Huelva).

11.53. Pequeño enfrentamiento entre Sánchez de Puerta y Ruth Ortiz. El abogado le recuerda los problemas con la justicia y mentales de su hermana y que quizás por eso Bretón no quería que viese a sus hijos.

11.52. Sánchez de Puerta le dice a Ruth que si no le parece que la obsesión de Bretón por lavarse las manos no puede ser un signo “de pulcritud”.

11.48. Concluye la abogada Reposo Carrero. Turno para Sánchez de Puerta.

11.46. La abogada está concluyendo su interrogatorio. A preguntas suya asegura que nunca ha recibido una llamada de la familia Bretón tras la desaparición de los hijos. “La única comunicación fue con Leticia (hermana de Rafael Bretón) que me mandó mensajes y sé que además le pidió permiso al marido”.

11.44. Ruth Ortiz dice que en Las Quemadillas faltaba ropa suya, de invierno, y la ropa de primera postura de los niños. Lo que sí se encontró fue ropa para dar y sus apuntes de distintos cursos que ha impartido.

11.43. Ruth dice que nunca dudó que no volvía a ver a sus hijos.

11.41. La voz de Ruth vuelve a ser firme. Mira fijamente a su abogada. No se dirige en ningún momento ni al jurado ni al juez.

11.38. “Me dijo que había ido a ver a un psicólogo y que éste le dijo que quería conocerme porque me merecía un monumento, y que él me lo iba a hacer en las Quemadas, y que tenía comprado hasta el mármol”.

11.35. Ruth describe cómo era Bretón en casa, que se ponía tapones cuando comían y que era muy escrupuloso.

11.34. “Sabía que me iba a hacer la vida imposible y que iba a utilizar a los niños”.

11.33. Bretón era “rígido, obsesivo y controlador”. “¿Sus hijos le temían?”. “Sí”, contesta.

11.32. Reposo describe cómo era su vida antes del 15 de septiembre. “Estaba totalmente anulada. Yo era como un robot”.

11.31. Ruth está recordando frases y detalles del machista de Bretón.

11.27. Ruth Ortiz recuerda algunas frases de Bretón: “Yo no me voy de este mundo sin matar a alguien”, dice. “Antes me lo tomaba como un hablar por hablar pero ahora sé que he estado viviendo con un asesino en potencia”.

11.25. Concluye el interrogatorio de la fiscal. Es el turno de la abogada de Ruth Ortiz, Maria Reposo Carrero.

11.24. Ruth asegura que denunció a Bretón por malos tratos la noche de la desaparición por recomendación de su abogada.

11.24. Ruth recuerda también cuando visitó a Bretón en la cárcel y él siguió insistiendo en que los niños se le perdieron en el parque.

11.23. Ruth asegura que habló varias veces con Bretón poco después de la denuncia y que él le propuso dar una rueda de prensa juntos para buscar a los niños. También le dijo de ir juntos a poner carteles o a una manifestación para pedir el regreso de los niños.

11.22. “Lo único que se me pasaba por la cabeza era que ya no iba a volver a ver a mis hijos”.

11.21. Ruth solloza cuando recuerda cuando estuvo segura de que la denuncia de Bretón era real. Él la llamó y le dijo: “Se me han perdido los niños”.

11.19. Ruth describe cómo conoció la desaparición de los niños. Tenia el teléfono en silencio y al mirarlo a las 23.00 de la noche vio muchas llamadas perdidas de un fijo de Córdoba. La Policía, al no localizarla, llamó a su hermano y le dijo que Bretón había puesto una denuncia por desaparición. Al principio pensó que era falso, una broma de Bretón.

11.16. “En el último mes de El Portil empecé a tener miedo de él. Yo ya sabía que era vengativo y tenía miedo. No sabía a qué, pero le tenía miedo. En El Portil empecé a intuir la maldad que él tenía y cómo era realmente”.

11.15. El sábado 8 de octubre Ruth Ortiz dice que estuvo escribiendo una carta describiendo cómo era José Bretón de cara a un futuro juicio de divorcio. Bretón la llamó dos veces por la mañana. Ella dice que estaba en el supermercado primero y recogiendo la casa después, y no lo cogió. Luego puso el teléfono en silencio para que nadie la molestara y pudiera escribir su carta tranquila.

11.14. En la carta que Bretón le dio a Ruth éste le pedía una respuesta antes del domingo: los niños desaparecieron el sábado.

11.12. Ruth Ortiz dice que Bretón “nunca” le regaló flores. También recuerda que ella llegó con el ramo a su trabajo y allí una de sus compañeras se sorprendió. Esta compañera llevaba a sus hijos al mismo colegio que Ruth y José y que allí escuchó a Bretón ese día hablando muy mal de Ruth Ortiz. “Decía que era una hija de puta”.

11.10. El interrogatorio de la fiscal llega al día 7 de octubre, el día antes de la desaparición de los pequeños. Ruth cuenta cuando quedaron a tomar un café para hablar y él se plantó allí con un ramo de flores y una carta, que ella no la leyó en ese momento.

11.08. Ruth dice que “los padres y los hermanos le tienen miedo a él” y entiende que “después del intento de suicidio él se haría con el mando de la casa”.

11.07. Ruth cuenta que habló con la hermana de Rafael Bretón para que le “echara un ojito a mis hijos cuando estuvieran en Córdoba” y que le dijo que sí.

11.04. Ruth dice que una vez llamó al hermano de Bretón, Rafael, para decirle que “necesitaba ayuda y que era una llamada de urgencia”. Ruth declara que le pidió auxilio por si en el pasado lo habían notado tan nervioso en épocas anteriores, pero dice que nadie le ayudó. “Yo sabía que hablar con su familia era inútil, era una pared. No son personas con las que se pueda hablar. Sabía que no iba a tener ningún apoyo”. Ruth asegura que ha conocido “ahora y al leer el sumario” el intento de suicidio de Bretón.

11.02. “¿Esto tiene arreglo?”, le preguntó Bretón a Ruth en una fiesta de cumpleaños del hijo de unos amigos. “No, José. No”.

11.01. La fiscal le pregunta a Ruth si el pequeño José iba andando o en cochecito a la guardería. Ayer Bretón reconoció que cuando llegó a Córdoba se deshizo del carrito del pequeño. Es un detalle con el que pretende demostrar que Bretón había trazado su plan con anterioridad.

10.58. Ruth cuenta que en lo primero que pensó Bretón cuando hablaron de su divorcio fue “del dinero del piso” y que ella “no me podía creer que lo primero que pensara fuera en el dinero”.

10.55. El juez le ha dicho a Ruth que se tome el tiempo necesario. La mujer se ha recompuesto y continúa con su testimonio.

10.54. Ruth se llena de lágrimas recordando cuando se separó por vez primera de sus hijos y se los llevó Bretón a pasar un fin de semana en Córdoba.

10.53. Ruth Ortiz rompe a llorar.

10.50. Ruth cuenta como después del primer fin de semana en que Bretón se fue a Córdoba él volvió a su casa de El Portil y que ella se marchó a casa de su madre en Huelva. Entonces, fue cuando ella le dijo que quería que la separación fuera definitiva.

10.47. Ruth relata cómo se marchó “muy atacado” Bretón de Huelva cuando ella le dijo que necesitaba separarse al menos durante los fines de semana. Explica que su reacción fue muy nerviosa.

10.46. “Su obsesión era irse a Córdoba”. Ruth relata cuando se rompió su relación.

10.45. “Le dije que había sido un error casarme con él y que no era la persona que yo esperaba que fuera”.

10.44. “Mientras estaban los niños despiertos no se podía pestañear. No dejaba a los niños que actuaran como niños. No los dejaba”.

10.43. “Este señor era muy controlador”, asegura. “No podía ir a ver a mi hermana”, insiste.

10.42. Un psicólogo le localizó el problema de Ruth Ortiz. “El problema es José”.

10.40. Ruth expone que Bretón era “muy rencoroso” y que le decía que “a la persona que me hace daño le haré la vida imposible”.

10.39. Ruth Ortiz asegura que “la relación se empezó a deteriorar cuando el incidente de las latas de leche” y se rompió el nexo con su familia. “Consiguió aislarme de mi familia”.

10.37. El 5 de septiembre cuando fue el santo de la madre de Ruth le pidió que fuera a su casa a comer con sus dos hermanos. “Hacía dos años que no estábamos los cuatro juntos”. Según Ruth, su hermano le preguntó qué le pasaba y ella se echó a llorar. “Le dije que me tenía que ir a Córdoba porque la situación con el acusado estaba muy mal”. Su hermano le dijo que no se fuera y que si quería ir a ver a un psicólogo. Le dijo que sí y fue este el que le recomendó la separación.

10.36. “La relación estaba fatal, yo estaba completamente anulada, triste e infeliz. Lo que llevaba no se puede calificar de vida. Necesitaba separarme físicamente de él”.

10.34. “Él ni me dejaba hablar cinco minutos con mi hermano”.

10.32. Bretón “no era cariñoso con los niños. Tengo una cosa grabada de los últimos días del Portil cuando mi hija se sentó en sus rodillas para jugar con él, y él la apartó con desprecio”. Ruth cuenta otro episodio con el pequeño José cuando El Niño “no quería comer la papilla” y que vio como le “dio una torta en la boca”.

10.29. La fiscal pregunta por los hábitos alimentarios de los niños, sobre todo para demostrar la falsedad de lo declarado por Bretón que ocurrió con sus hijos el 8 de octubre de 2011.

10.28. Ruth Ortiz asegura que la sal en la leche de su hijo se la echó la ex mujer de su hermano Estanislao y que “no sospeché en ningún momento del acusado”.

10.27. La fiscal pregunta a Ortiz por su familia.

10.24. Ruth asegura que Bretón rompió con su familia después del incidente con el biberón del pequeño José, cuando alguien le echó sal a su biberón. Bretón acusó a la hermana de Ruth, que tiene un “trastorno de la personalidad”, según explica Ruth.

10.23. Ruth Ortiz aseguró que la relación de Bretón con su familia “estaba completamente rota”. “No me dejaba ni ver a mi hermana”. Ruth relata un día en que se encontraron por la calle con su hermana y “no me dejó ni saludarla”.

10.21. “Él estaba muy mal en Huelva y toda su obsesión era volver a Córdoba. Estaba tan agobiada que estuve a punto de dejar el trabajo, pero lo que hicimos fue irnos a vivir a la playa, a El Portil, a la playa. Pero aquello fue horrible”.

10.19. Ruth dice que fue ella la que quiso tener hijos antes del matrimonio. También dice que “no es cierto que él cuidase a los niños” cuando se quedó en paro en diciembre de 2010, ya que la niña estaba en la guardería y por las tardes se dedicaba ella. “Ha hecho lo normal de un padre que tenga horarios de trabajo por la tarde y esté con sus hijos por la mañana”.

10.18. Ruth Ortiz asegura que Bretón “me gritaba muchísimo”, aunque este comportamiento “no ocurrió desde el primer día”. Recuerda un episodio en la finca de Las Quemadas cuando él comenzó a gritarle delante de su familia y que nadie le dijo nada. “Nadie le llevó nunca la contraria”.

10.16. La fiscal le pregunta cómo era su matrimonio. “Yo llegué a normalizar muchos de sus comportamientos y conductas. Nunca discutimos”. “¿Este señor es cariñoso?”. “No, no lo ha sido ni conmigo ni con los niños”.

10.15. Ruth está declarando con firmeza. Apenas titubea a preguntas de la fiscal. Mira de forma firme a la interrogadora.

10.14. La fiscal inicia su interrogatorio preguntando a Ruth por donde vivía cuando iniciaron su matrimonio. Ruth asegura que vivieron en Almería, algo que Bretón no dijo ayer. La fiscal le pregunta qué hicieron en esa ciudad y cuenta que Bretón encontró allí un trabajo y por eso se marcharon.

10.13. Entra Ruth Ortiz. El juez dice que “intentaremos hacerle pasar este trance de la mejor manera posible”. El magistrado le dice que puede pedir auxilio cuando lo estime oportuno.

10.11. Hoy Bretón estará esposado durante toda la sesión por la presencia de testigos sensibles como su mujer, Ruth Ortiz Ramos, que acaba de ser llamada a declarar por el juez.

10.10. Audiencia pública. Se reanuda el juicio.

10.07. Durante su declaración de ayer, José Bretón cuando se dirigía al jurado popular sólo miraba a los hombres, no a las mujeres. El tribunal está compuesto por siete mujeres y dos hombres.

10.01. El jurado y los abogados ya están sentados. En unos segundos arrancará la tercera jornada del juicio a José Bretón.

9.48. A su llegada Ruth Ortiz también ha dado las gracias a los medios de comunicación por que el caso de sus hijos “no cayera en el olvido”.

9.42. En la sala de vistas está preparada una mampara que ocultará a Bretón de Ruth Ortiz cuando esta declare. Ha sido pedida por la propia madre de los pequeños.

9.40. Además de Ruth Ortiz, está previsto que hoy también declaren familiares de la madre de los pequeños Ruth y José.

9.30. Ruth Ortiz acaba de llegar a la Audiencia Provincial de Córdoba. En una breve intervención ante la prensa ha dicho que tenía muchas ganas de que llegara este día. Ruth ha pedido “respeto” y ha reconocido que vive unos “momentos muy duros”.

Buenos días. A las 10.00 está previsto el inicio de la tercera jornada del juicio a José Bretón, acusado de matar a sus dos hijos y que se enfrenta a una pena de 40 años de prisión. La jornada de hoy sólo contempla la declaración de la mujer de Bretón y madre de los dos niños, Ruth Ortiz. La mujer ha pedido al tribunal declarar separada del procesado por una mampara para poder afrontar la vista con entereza. Ruth Ortiz estará acompañada, entre otras, por la madre de la madrileña Sandra Palo, María del Mar Bermúdez. Sandra Palo fue salvajemente asesinada hace años y su madre se ha puesto en contacto con Ortiz para hacerle más llevadera la declaración.

Etiquetas
stats