El reto de dormir junto a un 'arboretum'

Gracias a esta actividad los niños estarán en contacto con la naturaleza y realizaran talleres que fomentarán el espíritu familiar

Como en momentos de crisis no hay cabida para las grandes expediciones por el Amazonas o la Polynesia, el Real Jardín Botánico de Córdoba invita a disfrutar de una velada donde la protagonista será la naturaleza. Solo apto para los más intrépidos. Mondosapiens, entidad que se encarga de la actividad, surgió en 2009 con la intención de aportar nuevas ideas al mundo de la gestión cultural. “Siguiendo un modelo que se practica en museos de otras ciudades, propusimos llevar a cabo actividades por la noche, diferentes a las que se realizan durante el día y el Jardín Botánico se mostró muy receptivo”, ha afirmado una de las integrantes de la empresa, Isabel Segundo.

Con el programa ‘Duérmete si puedes. Pasa la noche en el Jardín Botánico’ se pretende fomentar que las familias cordobesas pasen tiempo juntos, en un ambiente muy educativo, las noches de los fines de semana. La aventura comienza a las 20.30 y finaliza a las 11.30 de la mañana siguiente, con una visita al parque de los niños. Primero, se realiza una expedición por el jardín de una manera teatralizada: un personaje, de una manera cómica y lúdica, enseña las instalaciones, así como las especies que alberga. “El objetivo de enseñar el jardín de esta manera es para que los niños se familiaricen con el entorno ya que después, participarán en un gymkana que resulta más fácil una vez que se conoce el espacio”, ha explicado Isabel Segundo.

El precio por persona es de 27 euros. Si una familia, de 5 o más miembros, acude en grupo se le aplicará un 10% en el precio de entrada. “No hay una edad mínima preestablecida, pero los padres tienen que tener en cuenta que la actividad dura hasta las 12 de la noche”. Además de la visita y la gymkana, se harán talleres de jardinería, para que los niños aprendan el modo de plantar y trasplantar algunas especies, se dará una cena picnik con bocadillo, zumo, fruta y una botella de agua y un desayuno molinero para empezar la jornada con energía.

Los niños tienen que llevarse su propio saco de dormir, linterna, ropa cómoda y toalla de aseo, todo al más puro estilo Tadeo Jones. A pesar de que la actividad lleva en marcha desde semana santa, la demanda se ha incrementado desde el periodo de vacaciones. “Queremos hacer un llamamiento a las familias para que acudan a la actividad de clausura del verano, que se realizará a final de agosto y principios de septiembre. Sin embargo, este no es un adiós, ya que el programa permanece abierto durante todo el año”, ha informado la integrante de Mondosapiens.

Etiquetas
stats