¿Recuerdas la muerte masiva de palomas hace un año? Pacma pide respuestas

Varias palomas en la capital cordobesa | MADERO CUBERO

¿Recuerdas la muerte masiva de palomas en Córdoba? Este viernes se cumple un año desde que el partido animalista Pacma denunciara la situación que estaban sufriendo “decenas de palomas” que “estaban muriendo en la vía publica de forma cruel en la ciudad de Córdoba”. Un año después, esta formación asegura que todavía no tienen información de lo que ocurrió entonces.

“La mayoría de estas muertes tuvieron lugar en las calles del casco histórico de nuestra ciudad ante la mirada horrorizada de viandantes, turistas y niños, muchos testigos observaron como las palomas comían unas pipas envueltas en un líquido violáceo y poco después empezaba su muerte lenta y dolorosa”, expone este viernes Pacma a través de una nota de prensa.

Antes de que Pacma diera la voz de alerta, la empresa municipal encargada del control animal en la ciudad, Sadeco, llevaba recogiendo palomas muertas “cuatro o cinco días previos a nuestra denuncia publica, hasta 70 según fuentes de la propia empresa, pero en ningún momento informaron a la ciudadanía de los hechos que estaban sucediendo con las palomas y del peligro que podía suponer la ingesta accidental de alguna de esas pipas para la salud publica”, aseguran.

“Un año después, seguimos pidiendo respuestas y culpables a estas muertes, para lo que nosotros es un caso terrible sin duda alguna de maltrato animal. Nosotros nos basamos en certezas como fueron las pipas envueltas con el liquido violáceo que vieron muchas personas en nuestras calles, las dos autopsias practicadas a las palomas que demostraban su envenenamiento por la ingesta de esta pipas o que las palomas extrañamente murieran en su mayoría en el casco histórico de nuestra ciudad, donde ha habido quejas sobre el posible daño que puedan hacer las palomas a los monumentos de nuestra ciudad. Tenemos muy claro que el o los responsables fueron personas físicas”, insisten.

“Un año después seguimos sin respuestas y culpables a este caso, la denuncia impuesta por Pacma en el juzgado por maltrato animal no llego a trámite, las investigaciones abiertas por Policía Local y Sadeco se realizaron de cara a la galería ante el escándalo generado en la ciudad, de hecho un año después siguen sin dar respuestas claras, y las versión rocambolesca facilitada por Ecologistas en Acción para justificar este envenenamiento no tiene mucha base, ya que entre otros puntos que diferimos, las palomas de nuestro casco histórico no tienen costumbre de desplazarse hasta la campiña a ingerir pipas de girasol fertilizadas”, concluyen los animalistas.

Etiquetas
stats