Lucena limita unas ayudas a material escolar tras el abuso de familias al comprar dispositivos de alta gama

Material escolar.

Poner coto al abuso del dinero público se ha convertido en uno de los objetivos del Ayuntamiento de Lucena tras percatarse de que vecinos del municipio no han respondido como debieran. Esta es la situación que se ha dado en unas ayudas económicas destinadas a la compra de libros y material escolar dirigidas a familias con escasos recursos y que el ayuntamiento llevaba convocando desde el curso 2012-2013 sin apreciar ningún tipo de reproche moral y ético a sus vecinos. El abuso llegó en el curso 2019-2020, cuando el Consistorio dio más alas a las familias en la adquisión de material para que los menores se adaptaran al curso escolar del primer año de la pandemia, que llevó las aulas al mundo digital.

Sin embargo, meses después de esta convocatoria, el ayuntamiento se percató de que estas subveciones no se habían usado, en algunos casos, para paliar la falta de recursos escolares de los menores y que, incluso, se adquirieron dispositivos electrónicos de alta gama que en nada respondían, apuntan desd el consistorio, “a una situación económica desfavorecida”. Así, para continuar salvaguardando el dinero público, que es de todos, el ayuntamiento lucentino ha convocado de nuevo estas ayudas con las bases que ya modificó el pasado curso escolar debido a estos abusos. De esta forma, las cantidades económicas que perciban las familias deberán ser destinadas únicamente a la compa de material de papelería, es decir, libros u otro material escolar exclusivo para la enseñanza. Asimismo, las compras sólo podrán hacerse en tiendas del municipio, excluyendo así compras en comercio online, fomentando el comercio local, a través de un sistema de cheques de material escolar.

La concesión de estas ayudas está condicionada a la disponibilidad presupuestaria aunque se ha estipulado una dotación máxima de 35.000 euros. Las subvenciones se otorgarán mediante una ayuda directa a la familia y un importe fijo asignado según la etapa educativa, el coste de los libros y material escolar no cubiertos por el cheque-libro del Programa de Gratuidad de Libros de la Junta de Andalucía, para las enseñanzas de Educación Infantil (2º ciclo) y obligatorias (Primaria, Secundaria y Formación Básica Obligatoria), y Formación Profesional Básica del alumnado empadronado en Lucena y sus pedanías de Jauja y las Navas del Selpillar. Para Infantil, la dotación será de 120 euros mientras que para el resto de etapas educativas, el cheque será de 60 euros.

Además de estas condiciones, los solicitantes de las ayudas no podrán tener un nivel de renta per cápita de la unidad familiar en el ejercicio anterior al de la convocatoria superior al resultante de calcular el 60% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) correspondiente al año anterior al de la convocatoria de la subvención. Asimimo, los solicitantes no podrán ser beneficiarios de otras ayudas al estudio concedidas por cualquier otra administración pública para ese mismo fin, por lo se excluyen los cheque libro de la Junta de Andalucía.

Por otro lado, los solicitantes no deberán concurrir en alguna de las circunstancias previstas en el artículo 13.2 de la Ley38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones ni haber sido declarado el reintegro de la subvención concedida en convocatorias anteriores, o hallarse en trámite expediente de reintegro, de ningún miembro de la unidad familiar. Los beneficiarios deberán justificar las compras realizadas y los menores deberán ir a clase con regularidad.

Origen de las ayudas y cambio en las bases debido al abuso

Desde el curso 2012/2013, el ayuntamiento lucentino ha destinado parte de sus presupuestos a becas o ayudas para la adquisición de libros de texto o material escolar complementario para el alumnado cuyas familias se hallasen en un situación económica desfavorecida.

En los últimos cursos dicha cantidad ha sido considerada como una subvención concedida por el consistorio a todos los colegios e institutos de Lucena, incluyendo las pedanías de Jauja y Las Navas de Selpillar con el objetivo de que pudiesen ayudar en la adquisición de los libros de texto, no cubiertos por el cheque-libro del Programa de Gratuidad de Libros de la Junta de Andalucía, o de otro material escolar necesario para el normal desarrollo de la actividad lectiva, dirigida al alumnado cuyas familias presentasen dificultades económicas serias para la compra de los mismos.

Para ello, en el seno del Consejo Escolar Municipal se establecieron unos criterios de reparto: número de unidades y número matriculas, historial de ayudas solicitadas con la misma finalidad por el alumnado de dichos centros en los cursos anteriores, etc., que servían como base para la propuesta que la Delegación de Educación hacía a la Junta de Gobierno Local.

A partir del curso 2016/2017, siendo conscientes de que seguían existiendo familias que no podían afrontar el gasto que supone la escolarización de uno o más hijos, ya sea en una etapa como Infantil, excluida de cualquier ayuda al estudio, o en una enseñanza obligatoria donde, a pesar de que hay gratuidad de libros de texto han de adquirir un material complementario escolar o deportivo, y tratando de favorecer la igualdad de oportunidades, la lucha contra la discriminación y la escolarización desde los tres años, el consistorio presentó una convocatoria pública de ayudas para libros de texto, material escolar y/o deportivo.

En 2020, el consistorio vio el fuerte imapcto que tuvo el covid en todos los aspectos sociales, lo que supuso que muchos escolares no pudieran seguir adecuadamente el desarrollo del curso lectivo 2019-2020, todo ello como consecuencia de no tener a disposición los medios electrónicos e informáticos necesarios tras el cierre de los colegios, lo que hizo necesario que se incluyeran estos medios entre los conceptos subvencionables.

Sin embargo, como consecuencia de lo anterior, se detectó que algunas familias adquirieron material no destinado al objetivo final de la ayuda, que no es otro que cubrir las necesidades básicas de material escolar del alumnado que se encuentre en una situación económica desfavorecida, o que si bien era destinado a ese fin, era de precio excesivo, por ser de marca, no acorde con una situación económica desfavorecida. Es por ello que se optó en las presentes bases por limitar el objetivo de la ayuda a material de papelería y el lugar de compra.

Etiquetas
stats