La crisis merma la producción de leche a niveles desconocidos desde hace más de siete años

Protesta por los precios de la leche en Los Pedroches

En una especie de efecto dominó, la crisis que vive el campo está mermando la producción agraria. El ejemplo más significativo está en el sector del vacuno de leche. Supuestamente, a estos productores les afecta menos si llueve o deja de llover (no tanto, pues no es lo mismo alimentar a una vaca con pastos que con pienso). Desde 2015, el año en el que acabaron las famosas cuotas lácteas, el sector ha ido aumentando de manera sostenida pero progresiva su producción. En 2015 se producían en Andalucía 547.437 toneladas de leche cruda. El año pasado la producción se fue a 574.800 toneladas, un 4% más. Córdoba es la gran productora de leche de Andalucía. En Los Pedroches se genera el 64,7% de toda la producción.

Pero la crisis de suministros, de energía, la sequía y los precios tan bajos que perciben los ganaderos ha provocado que en apenas seis meses se hayan comenzado a sacrificar miles de vacas de leche. Y eso, además, conlleva una histórica caída en la producción de leche. En julio en Andalucía se produjeron 44.557 toneladas de leche cruda. Es una cifra históricamente baja y desconocida desde 2015, el año en el que desaparecieron las cuotas. Entonces se producían 45.619 toneladas de leche cruda al mes de media.

Así, el sector lácteo del sur de España señala que vacas con una producción media de hasta 35 litros de leche se han sacrificado al ser más rentables como carne. No en vano, el precio medio de la canal está en 3,25 euros el kilo, por lo que por una vaca cuyo peso esté en torno a 350 kilos se pagará al ganadero más de 1.100 euros.

Esta situación ya ha provocado que en agosto de 2022 el censo de vacuno lechero haya descendido un 3,4% con respecto al mismo mes del año anterior, con 793.667 vacas a nivel nacional, según datos del Ministerio de Agricultura reflejados en el informe de coyuntura del sector. Otra consecuencia directa es que la leche producida en Andalucía está disminuyendo mes tras mes. Así, si en enero de 2022 la producción de leche cruda alcanzaba las 49.179 toneladas, y en julio la producción se redujo a 44.557 toneladas, un 9,4% menos.

La Organización de Productores del Sur (OPL del Sur), que aglutina al 93% de la producción de leche de vaca en el sur de España (Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha), vuelve a poner de manifiesto la crítica situación por la que atraviesa el vacuno de leche, ya que el precio que reciben los ganaderos por la leche es del todo insuficiente para hacer frente al incremento de los costes productivos, lo que, sumado a una revalorización del precio de la carne de vaca, está abocando al sector al sacrificio de sus animales y al cierre de sus explotaciones.

Los representantes del sector lácteo analizaron, en su última reunión de la Junta Directiva, la dura realidad de los ganaderos, quienes ya el año pasado salieron a la calle hastiados ante unas explotaciones en continua pérdida. Estas vaquerías continúan sin ver la luz pues, aunque los precios están por encima de los del año pasado -los productores reciben en torno a 0,51 euros por litro de leche-, siguen sin poder alcanzar la rentabilidad ante el incesante incremento de los costes productivos como piensos, energía o gasóleo. Esto es lo que ha motivado el sacrificio masivo de animales considerados ya poco productivos.

Crisis de precios

Así, en cuanto a la alimentación, se ha puesto de manifiesto que el coste de la ración completa de vacas lecheras en el mes de agosto (último dato cerrado) se situó en 324,77 euros por tonelada, un 32% más que en el mismo periodo de 2021 (cuando el pienso cotizaba a 246,18 euros la tonelada, según datos del Ministerio de Agricultura) y casi un 24% más que a comienzos de este año, cuando el precio rondaba los 262,75 euros la tonelada.

A esto se suma que el precio de la energía eléctrica se ha incrementado un 69% en lo que va de año (del 1 de enero al 31 de agosto), al pasar de un valor medio de 113,2 megawatio/hora a 191,4 euros, según Red Eléctrica Española. Igualmente, el precio del gasóleo se ha disparado hasta alcanzar 1,49 euros/litro a finales de agosto.

En este contexto, según la OPL del Sur, el ganadero que no está en pérdidas, está solamente equilibrando su cuenta de resultados. Además, señala que el productor podría alcanzar el umbral de la rentabilidad con un precio mínimo de 0,56 euros por litro de leche.

Producto reclamo

Pese al encarecimiento de las materias primas y su traslado a la cesta de la compra, la organización lamenta que la leche parece que está destinada a ser un producto reclamo en los lineales.

A este respecto, critica la falta de unidad por parte de la distribución, incapaz de actuar de manera conjunta para subir el precio del litro de leche en el supermercado con objeto de garantizar la estabilidad de la cadena de valor de la leche de vaca.

“De hecho, mientras que Carrefour y Lidl han subido el precio del cartón de leche en sus lineales, este paso, que repercute a favor de la industria y los ganaderos españoles, no ha sido secundado por Mercadona”, asegura la organización, que considera que “la situación es de extrema gravedad, ya que la única solución que están encontrando muchos ganaderos ante la falta de liquidez para pagar los piensos y las facturas de sus explotaciones es el sacrificio de sus vacas. Y es que con esta espiral de precios, el concepto de lo que es una vaca productiva ha cambiado, explica la OPL del Sur. De hecho, si hace un año una vaca que producía 32 litros de leche era rentable, hoy ya no lo es.

Movilizaciones

Ante la progresiva pérdida de la cabaña ganadera del sur de España de vacuno de leche, acelerada ante la presión de unos precios por litro de leche que ni siquiera cubren los costes de producción, OPL del Sur no descarta retomar las movilizaciones con nuevas acciones de protesta frente a la distribución, al estilo de las que se sucedieron durante el verano de 2021, con objeto de lograr que los ganaderos perciban un precio digno por la leche.

El sector lamenta que la Ley de la Cadena Alimentaria, que prohíbe la venta por debajo de costes y cuyos beneficios se vendieron a bombo y platillo, no se está cumpliendo. Por ello, exige a las administraciones, a la industria y a la distribución establecer una estrategia a largo plazo con medidas efectistas que den estabilidad real al ganadero de cara al futuro.

Por último, OPL del Sur alerta de que si no se toman medidas, las consecuencias últimas las pagarán los consumidores, que tendrán que comprar un producto básico como la leche mucho más caro al venir de fuera por escasez de producción nacional.

Etiquetas
stats