¿Preparado para dormir una hora menos?

Fotograma de la película 'Metrópolis'.
Esta madrugada, cuando el reloj marque las dos, serán las tres, inaugurando el horario de verano

Comienza el horario de verano. Lo hará esta noche, cuando el reloj marque las dos de la madrugada. Esa hora nunca habrá existido y serán directamente las tres. Con ese robo se busca ganar una hora de de luz solar en primavera. Y así, teóricamente, se ahorra energía.

El cambio horario es especialmente palpable en España, que vive con un huso horario distinto al que le corresponde. En vez de funcionar con el meridiano de Greenwich, como Portugal o Gran Bretaña -en nuestra misma vertical-, nos ceñimos desde los años 40 por el huso de Berlín, que ya nos adelanta una hora con respecto al huso natural. El cambio al horario de verano supone, por tanto, un salto de dos horas. Por eso, en España, las tardes de verano -largas de por sí- se prolongan en el reloj hasta pasadas las 20:00.

Existen grupos que abogan por regresar al huso horario natural en el que ya se encontraba España antes de la Guerra Civil y alinearnos con el de portugueses y británicos. De este modo, se cree que podrían favorecerse horarios de jornada continua que ayuden a conciliar la vida familiar con la laboral. No obstante, otras voces críticas no están de acuerdo y consideran que la racionalización de horarios laborales y familiares en España tiene poco que ver con el cambio horario.

Independientemente de estos debates, una cosa es cierta: esta noche vas a dormir una hora menos. Así que, si mañana tu despertador te zarandea a la hora de siempre y te encuentras ligeramente más somnoliento de lo normal, no te preocupes. Tu reloj biológico tardará unos días en adecuarse a la nueva posición de las manecillas del reloj por las mañanas. A cambio, por las tardes te encontrarás algo más animado al ver que la noche tarda más en llegar. Si bien no te asustes si te cuesta algo conciliar el sueño. Será normal hasta que tus biorritmos se equilibren de nuevo.

Etiquetas
stats