Piden 34 años de cárcel al acusado del tiroteo de Montalbán que hirió a un guardia civil

Dispositivo de la Guardia Civil por el tiroteo de Montalbán.

La próxima semana, el martes, Félix M. D. se sentará en el banquillo de los acusados de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba. Este hombre está acusado de ser el autor de un tiroteo que acabó hiriendo de gravedad a un guardia civil en Montalbán. La Fiscalía Provincial de Córdoba pide una pena de 34 años de cárcel para él y le acusa de cinco delitos: asesinato en grado de tentativa y dos de homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas, atentado, detención ilegal y receptación ilegal.

Los hechos ocurrieron el 8 de diciembre de 2015 en Montalbán, sobre las 12:00 de la mañana. El acusado se había enterado de que su expareja había rehecho su vida. Con la intención de acabar con su vida, cogió una escopeta pero su madre pudo avisar a la familia de su expareja y la Guardia Civil logró llegar al domicilio antes de que saliera. Cuando los agentes llegaron, la madre entreabrió la puerta, siempre según la Fiscalía, pero el procesado disparó e hirió gravemente a uno de los dos agentes.

El agente, A. B., de 38 años, fue operado tras sufrir heridas graves en el estómago y el hígado, después de recibir un disparo a bocajarro con una escopeta de perdigones. La munición se le expandió por toda la zona afectada, lo que hizo especialmente delicada su intervención quirúrgica. Hacia las 14:15, después de más de tres horas atrincherado, el supuesto agresor de Montalbán se entregó a la Guardia Civil, saliendo de la casa con las manos en la cabeza. Félix M. arrastraba "problemas familiares". El detenido tiene dos hijas.

El acusado es natural de Montalbán pero su expareja vive en La Rambla, a solo tres kilómetros. Hasta poco antes de los hechos no podía acercarse a la mujer, en virtud a una orden de alejamiento que pesaba sobre él y que acababa de caducar. Tras una noche en la que algunos testigos señalan que el detenido ya había protagonizado episodios violentos en bares de La Rambla, el hombre fue a buscar a su expareja para pedirle la custodia de las hijas. Según fuentes cercanas al caso, llegó a amenazar de muerte a la mujer. Por eso, los padres de ella alertaron a la Policía Local de La Rambla.

Los agentes, acompañados de guardias civiles de ese municipio, siguieron a Félix M. hasta Montalbán. El hombre se acababa de encerrar en la casa de sus padres. Y hasta allí llegaron los agentes. Uno de los guardias civiles llamó al timbre y, presuntamente, sin mediar palabra, el detenido disparó a bocajarro al agente en la boca del estómago. Su compañero resultó herido leve en el codo y en una cadera, alcanzado por uno de los perdigones.

Ahora, la Fiscalía solicita para él una pena de 34 años de prisión. El hombre está en la cárcel de manera provisional desde que ocurrieron los hechos.

Etiquetas
Publicado el
11 de enero de 2019 - 09:01 h
stats