Once años yendo a la UCO en bici: más usuarios se suman cada año a su préstamo continuo

Ciclistas por un carril bici de Córdoba | MADERO CUBERO

Hace 11 años, ir en bici a las diferentes facultades de la Universidad de Córdoba (UCO) no sólo resultaba difícil sino también arriesgado, como en el caso del Campus de Rabanales. La adecuación de los carriles bici hizo que realizar estos trayectos más sostenibles y saludables no fuera tan sólo la ilusión de unos pocos, sino que permitiera la apuesta firme de una universidad para lanzar la iniciativa A la UCO en bici. El pasado 19 de septiembre, la institución universitaria abrió de nuevo el plazo para conseguir una de las 100 bicicletas puestas a disposición de los estudiantes y de los trabajadores de la UCO y, de nuevo, ha sido todo un éxito.

Desde que se pusiera en marcha esta iniciativa, un total de de 606 personas se han beneficiado de ella y han podido hacer uso de una bicicleta, ya fuera durante el curso académico o a mediados ya que hay alumnos -en este caso, Erasmus- que finalizan su estancia en Córdoba, las devuelven y son utilizadas por otros solicitantes. De las 606 personas, 301 han sido estudiantes; 127, estudiantes Erasmus; y 178, trabajadores de la Universidad.

Según explica el coordinador del Servicio de Protección Ambiental (SEPA), Antonio Gomera, la demanda de bicicletas se ha intensificado en los últimos años, motivo por el cual, para el curso 2017/2018, la UCO decidió aumentar su parque de vehículos y pasar de 50 a 100 bicicletas disponibles. Este incremento permite que la institución universitaria tenga abierto el formulario de solicitud durante cerca de dos semanas, aunque Gomera confiesa que "se llega al tope en las primeras horas tras la apertura".

No obstante, la UCO abre las solicitudes para tener una horquilla de unas 200 personas "para poder disponer de suplentes en caso de devolución", explica el coordinador del SEPA. El aumento de bicicletas ha implicado, además, una doble carga de trabajo para todo el Servicio de Protección Ambiental ya que las labores de mantenimiento deben ser las mismas que cuando disponían de 50.

Durante los cuatro primeros años de A la UCO en bici, la mayor parte de los usuarios provenían de las facultades del centro de la ciudad (Filosofía y Letras, Ciencias del Trabajo, Derecho y el Rectorado de la UCO). Sin embargo, el Campus de Rabanales le pilló la delantera en el curso 2013/2014 y ya es donde más alumnos y trabajadores solicitan estas bicicletas, que son entregadas previo abono de un préstamo de 100 euros.

Por sexos, los hombres son más usuarios de este programa aunque la diferencia con respecto a las mujeres es mínima -un 51% frente a un 49%- y los estudiantes son los mayores beneficiarios -75%- frente a los trabajadores de la Universidad -un 25%-. Dado el gran número de estudiantes que recibe el Campus de Rabanales es el que cuenta con un mayor número de aparcamientos: 187 plazas de las más de 400 que dispone la UCO.

Gomera cuenta que una vez que un usuario entrega una bicicleta se le realiza una cuestionario que permite a la Universidad sacar datos realmente esclarecedores, como el del porcentaje de personas a las que se les consigue "catalizar el cambio de hábito" y conseguir que se plantee la compra de una bici propia. Y es que el acceso a este tipo préstamo tiene una duración límite de cuatro años consecutivos para que "todos los usuarios de la Universidad tengan la posibilidad de probar este recurso", concluye el coordinador del SEPA.

Etiquetas
stats