Una mujer denuncia a su marido por no dejarle ver a sus tres hijos

Imag

Manuela (nombre ficticio) lleva desde el 25 de julio sin ver a sus tres hijos: dos niñas de tres y dos años y un niño de sólo uno. Ella y su todavía marido iban a iniciar el proceso de divorcio. Sin embargo, el día en el que padre estaba con los hijos, éste decidió no "devolvérselos" a su madre. El motivo de la retención es "imponer" a Manuela "un acuerdo de visitas y régimen vacacional impuesto por él".

Entre sollozos, Manuela intenta contar a los medios de comunicación cuál es su caso. El 25 de mayo, el padre abandonó la vivienda familiar. Fue a partir de ese momento cuando empezó todo. De manera "amistosa" y de forma verbal, los progenitores establecieron un régimen de visitas y de vacaciones hasta que se inicia el proceso judicial. "El 25 de julio, el padre de mis hijos fue a Posadas a recogerlos y firmamos un acuerdo en el que el padre se comprometió a entregarlos. Incumplió y desde entonces me coacciona con mensajes diciéndome que ha tenido que llevar al niño al médico o al hospital".

El día 30 de julio, Manuela recibió un "whatsapp" en el que el padre se comprometía a dejar a los hijos el día 31. Pero tambien lo incumplió. Desde ese momento, Manuela ha interpuesto seis denuncias en Montilla, Posadas y Palma del Río. Además, también ha denunciado a su marido por violencia psicológica, denuncia que ha sido archivada.

Actualmente, los hijos de la pareja residen en la vivienda de los abuelos paternos en Montilla. Tal y como cuenta Manuela, "en una ocasión fui a ver a mis hijos y me recibieron con una cadena puesta en la entrada. Mi marido mientras, desde el otro lado de la casa, me decía que me marchara. ¿Qué hice? Tras suplicar de mil maneras que me dejara verlos, me fui sin poder hacer nada".

Junto a esto, Manuela también ha denunciado "la humillación y el comportamiento que tuvo la Guardia Civil de Montilla y de Posadas". En un primer momento, Manuela acudió sola a la Guardia Civil de Montilla para denunciar. Tal y como explica un familiar de Manuela, "allí le dijeron que se fuera para casa, que eso eran cosas de matrimonio". En un segundo intento, Manuela fue hasta Posadas para denunciar. Esta vez, acompañada de un familiar, quien cuenta que "nos recibieron a voces y diciéndonos que de qué nos estábamos preocupando, que era un divorcio más, que si los hijos estaban con el padre que iban a estar bien".

Fue en un tercer intento de denuncia cuando Manuela fue escuchada. Además, en el interrogatorio pertinente, Manuela portó un documento que encontró en su casa; un manuscrito de su marido en el que enumera las condiciones impuestas por él mismo; frases como: "No abandonará el hogar por un plazo de 24 horas; en caso contrario, pa Posadas con lo puesto" o que Manuela acatará "las órdenes del macho alfa".

Por ello, Manuela ha pedido públicamente que sus hijos regresen con su madre hasta que sean los jueces quienes decidan el régimen de visitas: "Que me los devuelva. Que deje de castigarme. Que acabe ya con este sufrimiento y que intervenga la Justicia lo antes posible", ha concluido.

Etiquetas
Publicado el
9 de agosto de 2017 - 15:10 h
stats