Magtel desarrolla un proyecto europeo sobre dependencia

Un trabajador de Magtel en una empresa termosolar.

La compañía tecnológica andaluza Magtel ha iniciado el desarrollo, en el presente mes de septiembre, junto a tres empresas europeas y un centro tecnológico, de un proyecto de I+D+i que fomenta la autonomía personal y previene situaciones de dependencia en personas mayores a través del uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Según la información facilitada a Europa Press por Magtel, el proyecto se denomina Frail (Intervenciones sobre los riesgos de fragilidad y el envejecimiento de personas mayores basadas en herramientas TIC) y ha obtenido el apoyo del Programa Eurostars de la Unión Europea (UE) a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Frail está concebida como una plataforma modular, abierta e interoperable gestionada a través de distintos dispositivos ('smartwatches', 'tablets', etcétera) y con ella se quiere "promover la atención sanitaria remota en tiempo real, la comunicación activa entre usuarios y cuidadores y el fomento del ejercicio físico en las personas mayores a través de un sistema de gamificación".

El cuidado de la salud en tiempo real se realizará a través del uso de dispositivos móviles que evaluarán y monitorizarán a los usuarios para recoger sus datos de actividad y trasladarlos a los profesionales sanitarios. Éstos, a su vez, podrán ofrecer instrucciones y recomendaciones sobre cómo proceder, así como comunicarse directamente con el paciente.

La comunicación activa de usuarios y cuidadores se desarrollará también con la plataforma SoCoNet. Esta herramienta permite "ofrecer apoyo al usuario y establece herramientas de colaboración entre la persona mayor y su cuidador formal e informal". De esta forma, según se ha resaltado desde Magtel, "se garantiza el intercambio de información y el contacto continuo entre ambos".

Por último, Frail incorporará servicios dirigidos a "empoderar al usuario final y fomentar la realización de ejercicio físico entre las personas mayores". En un entorno de gamificación, el usuario podrá interaccionar con la plataforma y trabajar en el desarrollo de sus habilidades sociales y personales. Contará para ello con su avatar personalizado con el que podrá participar en las distintas actividades propuestas a través del uso de smart-TVs, tablets o smartwatches.

Magtel, a través de su división de I+D+i, es la responsable del diseño de la plataforma Frail y realizará la integración de todos los componentes y el despliegue del sistema para su posterior validación en entornos reales, con la colaboración de Macrosad. Igualmente, Magtel está también encargada de la explotación y desarrollo del modelo de negocio, dada su experiencia industrial.

La ejecución de este proyecto se realiza conjuntamente por Magtel, el Centro de Investigación holandés Roessingh (RRD), la chipriota Citard y las españolas Macrosad y Zerinta & Kebala. Todas ellas se caracterizan por "su clara orientación a la I+D+i y al desarrollo de iniciativas novedosas que redunden en la calidad de vida de las personas".

Los trabajos de desarrollo de Frail se han iniciado en el presente mes de septiembre y se prolongarán hasta 2020. La inversión global del proyecto supera los 1,8 millones de euros de los que un 25 por ciento son aportados por la UE y un 75 por ciento por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

El proyecto Frail ha sido seleccionado por el programa Eurostars-Eureka de la UE, que presta apoyo a las Pymes intensivas en I+D+i para desarrollar proyectos trasnacionales de colaboración que puedan ser posteriormente comercializados.

En la actual convocatoria del programa Eureka se han aprobado un total de 132 proyectos en España, en los que participarán más de 190 empresas. Esta iniciativa forma parte, además, del programa H2020 en su sección de liderazgo industrial y está cofinanciado por los presupuestos de los 36 países socios del programa y de la UE.

En Magtel entienden que "el progresivo envejecimiento de la población y el imparable desarrollo de los dispositivos móviles convierten a Frail en un proyecto con un elevado número de usuarios potenciales".

En principio, la plataforma está diseñada para atender a personas de entre 65-80 años con episodios de fragilidad o con alto riesgo de tenerlos a corto plazo, especialmente en aquellas que vivan solas sin apoyo de cuidadores informales y familias.

El objetivo es "trabajar las situaciones de fragilidad, entendida esta como la situación previa al desarrollo de una discapacidad o dependencia. La fragilidad es un buen predictor de posibles problemas de salud a corto, medio y largo plazo, por lo que desarrollar actividades de cuidado y fomento de la autonomía personal a través de las TIC puede ser muy beneficioso, tanto para los propios usuarios, como para los distintos servicios de salud".

La aprobación en su momento del proyecto Frail fue recibida con especial alegría en la división de I+D+i de Magtel, ya que es el primer gran proyecto europeo en el que va a participar la compañía andaluza.

El responsable del Área de Salud y Bienestar Social, Juan José Ferres, ya destacó en su momento "la oportunidad que este proyecto supone para Magtel de seguir trabajando en iniciativas que combinan la aplicación de las nuevas tecnologías con la mejora de la calidad de vida de las personas".

La división de I+D+i de Magtel gestiona anualmente más de 1,5 millones de euros dedicados a desarrollar proyectos de vanguardia. Destacan las soluciones para optimizar las labores de operación y mantenimiento en plantas de generación de energías renovables y la aplicación de sistemas basados en visión artificial, realidad aumentada y geoposicionamiento en los sectores TIC, salud y medio ambiente.

Etiquetas
Publicado el
24 de septiembre de 2017 - 05:23 h
stats