La madre de la chica agredida por 'la manada' en Pozoblanco pide apoyo en Córdoba

La madre de la chica agredida en Pozoblanco por 'la manada' -de espaldas- pide ayuda a la Plataforma Cordobesa contra la Violencia de Género.

Apoyo, asesoramiento y ayuda. Eso es lo que ha solicitado en Córdoba la madre de la joven de 21 años de Pozoblanco que supuestamente fue agredida sexualmente por cuatro integrantes del grupo conocido como la manada, los acusados también de cometer una violación en grupo a una chica en los Sanfermines de 2016. En el caso de Pozoblanco, los cuatro acusados cometieron presuntos abusos contra la joven en un vehículo, tras acudir en mayo de ese mismo año a la feria del municipio cordobés de Torrecampo, abusos que grabaron con el móvil, con la chica inconsciente y fueron descubiertos en sus teléfonos en el chat de la manada al investigar los hechos de Pamplona.

La madre de la joven se ha reunido esta semana con la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres en busca de ese apoyo y asesoramiento, ante la situación que atraviesa la chica y el juicio que tendrá lugar en los próximos meses. Según ha podido saber este medio, la mujer ha compartido con las integrantes de la Plataforma sus inquietudes ante los momentos que la chica ha pasado y, en un futuro próximo, deberá pasar cuando llegue el momento del juicio.

Desde la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres, que trabaja por esta causa en toda la provincia, han mostrado su apoyo expreso tanto a la madre como a la joven, con quien también tienen previsto reunirse en próximas fechas. Además, tratarán de evitarles situaciones de “soledad”, asesorarles sobre cómo afrontar la situación que están viviendo y escuchar sus quejas e inquietudes acerca del episodio que atraviesan.

La “soledad” que han sentido para afrontar esta situación, los “comentarios” en el pueblo y el temor a un juicio paralelo son las principales inquietudes que ha expuesto en esta reunión la madre de la chica. Asimismo, la Plataforma le ha avanzado que permanecerá al lado de la joven y su familia en este tiempo y que, cuando se celebre el juicio, estarán junto a ellas, para expresar su apoyo y su defensa de la víctima.

Cabe recordar que el caso de la supuesta agresión de la manad en Pozoblanco saltó en la investigación de los hechos ocurridos en los Sanfermines. Y es que la chica cordobesa no fue consciente en ningún momento de lo ocurrido, sino que ella y su familia -según ha relatado la madre a la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres- se enteraron cuando la Policía Foral de Navarra se puso en contacto con la familia para hacerles saber que aparecía en el vídeo grabado por los jóvenes sevillanos.

En concreto, fue el magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona, que investigó la supuesta violación grupal en los Sanfermines, quien vio indicios de que los mismos chicos supuestamente abusaron sexualmente en mayo de esta joven de 21 años, tras conocerla en la feria de Torrecampo y desplazarse a Pozoblanco. Los cuatro acusados grabaron los supuestos abusos con un móvil y compartieron uno de los dos vídeos en un chat. El juez sostiene que “existen serios indicios de que podrían haberse utilizado sustancias específicamente destinadas para provocar la inconsciencia de la víctima”, que en el vídeo no muestra ninguna reacción y, según su testimonio, no sabía lo que había ocurrido.

En su resolución, el magistrado consideraba que “resulta indiciariamente acreditado” que uno de los chicos de 'la manada', A.J.C.E., ofreció a la denunciante acompañarla a su domicilio en un vehículo, donde nada más entrar y tras sentarse en el asiento del copiloto cayó “en un estado de profunda inconsciencia”. En ese vehículo se montaron también J.A.P.M., J.E.D. y A.M.G.E. y mientras este último conducía “todos ellos le tocaban los pechos” y A.J.C.E. le “besaba en la boca, riéndose entre ellos de la víctima”. Según añade el magistrado, la llevaron luego hasta la localidad de Pozoblanco, donde se despertó “completamente desnuda en el asiento de atrás” y con la ropa y las medias rotas.

El auto del juez señala cómo la joven se vistió y se colocó en el asiento del copiloto, momento en el que presuntamente A.J.C.E. le requirió “para que le hiciera una felación”. Ante la oposición de ella, según relata el juez, el investigado la golpeó “dos veces en la cara y otra en el brazo”. Acto seguido, la empujó fuera del coche y la insultó.

Los supuestos tocamientos practicados en el vehículo fueron grabados por los jóvenes, creando dos archivos de vídeo, el segundo de los cuales fue compartido en el chat de la manada, en el que posteriormente se refirieron a la víctima como “la bella durmiente”. Desde esa conversación, el investigado J.A.P.M. difundió ese vídeo en otro chat llamado Peligro en el que también participaba A.B.F, el quinto procesado por la supuesta violación de los Sanfermines.

Etiquetas
stats