El Reina Sofía de Córdoba, el primer hospital andaluz en incoporar un robot para operar a niños

El Hospital Universitario Reina Sofía ha intervenido a cuatro menores con la ayuda de la robótica desde el mes de mayo, convirtiéndose, según ha expuesto este lunes la directora gerente del centro, Valle García, en el primero a nivel andaluz en incorporar esta tecnología a las intervenciones de cirugía pediátrica.

A nivel nacional tan solo hay otros dos centros que poseen un robot para sus intervenciones en menores. Son el Hospital Vall d'Hebron, en Barcelona, y el Hospital Clínico de Madrid. Por tanto es “un motivo de satisfacción” para los profesionales del centro “que los niños y niñas de la provincia y de otras puedan beneficiarse de las mismas ventajas que la población adulta”, ha manifestado García.

La directora de Cirugía Pediátrica de Reina Sofía, Rosa María Paredes ha detallado que las primeras intervenciones se han realizado en urología y “en cuatros menores de uno, dos, tres y ocho años”. Paredes ha expuesto que la cirugía robótica nace “con el objetivo de acceder a espacios pequeños”.

La profesional ha manifestado los retos más importantes a los que se enfrenta el cirujano como “el tamaño del paciente, ya que se usa el mismo robot para un adulto que para un lactante de 15 kilos, por lo que el espacio del cirujano es muy limitado”. Esto hace que el profesional tenga que tener “una gran destreza y habilidad en el momento de colocar a los cuerpos”. Otro inconveniente que ha señalado ha sido el instrumental, que actualmente no se encuentra en un tamaño pequeño que se adapte al tamaño de los niños.

Por otro lado, Paredes, ha numerado las diferentes ventajas como “la ausencia del temblor, la visión 3D, mejor ergonomía y mayor articulación y variedad de movimientos con la rotación de muñeca a 360 grados”, factores que son “clave en la asistencia al paciente pediátrico por su tamaño”.

Para el paciente todo esto conlleva también numerosos beneficios como “menor movilidad, menos complicaciones y su evolución es muyo mejor con lo cual el alta es más temprana”. Por su parte el cirujano Pediátrico José Ignacio Garrido, ha destacado la seguridad y la precisión que aporta la movilidad del instrumental robótico en la intervención.

Pero a pesar de todas las ventajas de la robótica en los menores, Paredes ha resaltado que, “detrás del robot hay un cirujano”, y la gran formación que requiere por parte de los profesionales. La directora de Cirugía Pediátrica ha estimado que en un futuro podrán realizarse sobre un 70 u 80% de intervenciones de la cartera de servicios que ofrece el centro hospitalario a través de cirugía robótica.

Por último, la jefa de Anestesia, Pilar Pérez, ha aclarado que se ha establecido “un circuito especial para la preparación previa a la cirugía y la recuperación” que permitirá a los menores estar acompañados de sus padres. Pérez ha destacado que a los menores que ya han sido intervenidos se les ha dado el alta entre las 48 y las 72 horas.

El Hospital Universitario Reina Sofía ha intervenido a cuatro menores con la ayuda de la robótica desde el mes de mayo, convirtiéndose, según ha expuesto este lunes la directora gerente del centro, Valle García, en el primero a nivel andaluz en incorporar esta tecnología a las intervenciones de cirugía pediátrica.

A nivel nacional tan solo hay otros dos centros que poseen un robot para sus intervenciones en menores. Son el Hospital Vall d'Hebron, en Barcelona, y el Hospital Clínico de Madrid. Por tanto es “un motivo de satisfacción” para los profesionales del centro “que los niños y niñas de la provincia y de otras puedan beneficiarse de las mismas ventajas que la población adulta”, ha manifestado García.

La directora de Cirugía Pediátrica de Reina Sofía, Rosa María Paredes ha detallado que las primeras intervenciones se han realizado en urología y “en cuatros menores de uno, dos, tres y ocho años”. Paredes ha expuesto que la cirugía robótica nace “con el objetivo de acceder a espacios pequeños”.

La profesional ha manifestado los retos más importantes a los que se enfrenta el cirujano como “el tamaño del paciente, ya que se usa el mismo robot para un adulto que para un lactante de 15 kilos, por lo que el espacio del cirujano es muy limitado”. Esto hace que el profesional tenga que tener “una gran destreza y habilidad en el momento de colocar a los cuerpos”. Otro inconveniente que ha señalado ha sido el instrumental, que actualmente no se encuentra en un tamaño pequeño que se adapte al tamaño de los niños.

Por otro lado, Paredes, ha numerado las diferentes ventajas como “la ausencia del temblor, la visión 3D, mejor ergonomía y mayor articulación y variedad de movimientos con la rotación de muñeca a 360 grados”, factores que son “clave en la asistencia al paciente pediátrico por su tamaño”.

Para el paciente todo esto conlleva también numerosos beneficios como “menor movilidad, menos complicaciones y su evolución es muyo mejor con lo cual el alta es más temprana”. Por su parte el cirujano Pediátrico José Ignacio Garrido, ha destacado la seguridad y la precisión que aporta la movilidad del instrumental robótico en la intervención.

Pero a pesar de todas las ventajas de la robótica en los menores, Paredes ha resaltado que, “detrás del robot hay un cirujano”, y la gran formación que requiere por parte de los profesionales. La directora de Cirugía Pediátrica ha estimado que en un futuro podrán realizarse sobre un 70 u 80% de intervenciones de la cartera de servicios que ofrece el centro hospitalario a través de cirugía robótica.

Por último, la jefa de Anestesia, Pilar Pérez, ha aclarado que se ha establecido “un circuito especial para la preparación previa a la cirugía y la recuperación” que permitirá a los menores estar acompañados de sus padres. Pérez ha destacado que a los menores que ya han sido intervenidos se les ha dado el alta entre las 48 y las 72 horas.

El Hospital Universitario Reina Sofía ha intervenido a cuatro menores con la ayuda de la robótica desde el mes de mayo, convirtiéndose, según ha expuesto este lunes la directora gerente del centro, Valle García, en el primero a nivel andaluz en incorporar esta tecnología a las intervenciones de cirugía pediátrica.

A nivel nacional tan solo hay otros dos centros que poseen un robot para sus intervenciones en menores. Son el Hospital Vall d'Hebron, en Barcelona, y el Hospital Clínico de Madrid. Por tanto es “un motivo de satisfacción” para los profesionales del centro “que los niños y niñas de la provincia y de otras puedan beneficiarse de las mismas ventajas que la población adulta”, ha manifestado García.