Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Encargan tras cinco años de parálisis las obras de puesta en valor del Templo Romano

Visita teatralizada al Templo Romano dentro de Kalendas 2023

Alfonso Alba

0

Hace cinco años, la empresa encargada de la puesta en valor del conocido como Templo Romano de la calle Claudio Marcelo de Córdoba abandonó la obra. Apenas se había ejecutado un 20% de los trabajos cuando la compañía echó cuentas y vio que no le salían los números. Los trabajos se suspendieron y el Ayuntamiento de Córdoba tuvo que iniciar un eterno expediente administrativo para la rescisión del contrato. Sin rescisión no se podría reiniciar la obra por otra empresa.

Ahora, cinco años después, el Ayuntamiento ha culminado el proceso administrativo y ha reiniciado el proyecto. La pasada semana, la Mesa de Contratación adjudicó la obra a la empresa Ingeniería de la Construcción Cordobesa SA. El presupuesto, sin impuestos, se acerca a los 600.000 euros (más alto que el de hace cinco años). El plazo de obra es de ocho meses (cuatro más que entonces). El proyecto estará subvencionado por los fondos europeos del plan Next Generation, una de las grandes iniciativas de protección del patrimonio que se acometerá en Córdoba.

Así, se construirán una serie de pasarelas peatonales para poder contemplar el templo a tres alturas: los cimientos, la antigua plaza y la base del propio monumento. El objetivo final de la obra es que los turistas puedan caminar por el Templo Romano de la calle Claudio Marcelo. De momento, la Delegación de Turismo aún no tiene decidido cómo regulará las visitas, si serán libres o de pago.

El proyecto rescata la imagen de podium del Templo Romano y dejará ver con una marca en el ladrillo el nivel del terreno original, cuando el edificio estaba en uso en época romana. Asimismo, se va a recuperar toda la cota del pronaos, la parte de entrada al templo rodeado por las columnas, de manera que el visitante va a poder acceder a él y va a poder llegar a lo que era la explanada previa. El visitante va a poder tener las vistas a lo que era el circo romano que ocupaba San Pablo y Orive.

A su vez, se va a rehabilitar la parte de debajo del pronaos, la cimentación, restos que comparte el templo con el Ayuntamiento. De hecho, el centro de interpretación del mundo romano se situaría en la planta baja del consistorio.

Cuando el Templo Romano de Corduba se construyó se configuró como un balcón con unas vistas privilegiadas hacia el Este de la ciudad. Probablemente, bajo sus columnas, los cordobeses romanos veían la arena del circo que se extendía sobre gran parte de lo que hoy es la plaza de la Corredera, y también la entrada a la ciudad por la vía Augusta, en la actual calle San Pablo. Ahora, los cordobeses del siglo XXI están a punto de disfrutar de unas vistas parecidas, aunque algo diferentes, una vez listas estas obras.

Etiquetas
stats