La Junta reanudará las obras de la carretera del Iryda

.
La Junta asegura que ha llegado a un acuerdo con la empresa contratista para acabar a partir de la semana unos trabajos fundamentales para la conexión de Pozoblanco

La Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía reanudará la semana próxima las obras de acondicionamiento de la A-435 entre Pozoblanco y la intersección con la N-502, la conocida como carretera del Iryda. Tras un acuerdo alcanzado entre la Agencia de la Obra Pública de la Consejería y la UTE contratista, los trabajos se retomarán con las tareas de replanteo y topografía, tras las cuales la Consejería retomará las obras propiamente dichas, según ha anunciado el Gobierno andaluz a través de una nota de prensa.

“Es una obra prioritaria con la Consejería, porque vertebra y conecta la comarca. Hace dos semanas me reuní con el alcalde y los portavoces de los grupos municipales de Pozoblanco para trasladarles la determinación de la Consejería de llevar a buen término las negociaciones con la UTE, que finalmente hemos saldado positivamente pese al contexto de dificultad presupuestaria”, ha afirmado María de los Santos Córdoba, delegada territorial de Fomento y Vivienda.

Esta actuación cuenta con un presupuesto global, contando las actuaciones ya acometidas, de 10,13 millones de euros. La carretera tiene concluida la extensión del aglomerado a lo largo de prácticamente la totalidad de sus 13,8 kilómetros de longitud. La Consejería prevé que las obras estén concluidas antes de final de año. Los trabajos se van a centrar en los entronques de la A-435 con la Nacional 502 que va de Espiel (N-432) al límite provincial con Badajoz, y con la variante de Pozoblanco. La Consejería ya ha instalado las barreras de protección a lo largo de todo el viario y sólo resta por acometer la señalización vertical y horizontal en toda la extensión de la traza.

Las obras de acondicionamiento se inician en la intersección con la carretera N-502 y finalizan en la localidad de Pozoblanco. Es un itinerario que acerca la localidad de Pozoblanco a la N-432 y a la capital de Córdoba. A lo largo del recorrido se contemplan cinco intersecciones.

La sección transversal se compone de dos carriles de 3,5 metros, arcenes de 1,5 y bermas (arcén exterior) de 0,5 metros. Los caminos de servicio disponen de una calzada de 5 metros de ancho y las intersecciones se han dotado de carriles de aceleración y desaceleración para garantizar la seguridad en los movimientos de conducción.

En las inmediaciones de Pozoblanco, el trazado se cruza con la variante de dicha población y después con la carretera CO-421 a Villaharta en forma de glorieta de 28,5 metros de diámetro. La traza continúa hasta llegar al caso urbano de Pozoblanco con una intersección también en forma de glorieta de 32,5 metros de diámetro. En cuanto a las estructuras singulares de esta infraestructura, cabe reseñar la ampliación acometida del puente sobre el río Cuzna.

Las obras pertenecen al Plan MASCERCA y están cofinanciadas con Fondos FEDER de la Unión Europea, con el objetivo de “contribuir a la reducción de las diferencias de desarrollo y nivel de vida entre las distintas regiones y a la reducción del retraso de las regiones menos favorecidas”.

Etiquetas
stats