El juicio contra Rafael Gómez, de nuevo en punto muerto

Rafael Gómez, en el centro, sentado en el banquillo de los acusados | MADERO CUBERO
El abogado del Estado presentó un recurso ante la Audiencia el pasado mes para aclarar la titularidad de las propiedades que sirven de garantía de la deuda de 58,1 millones con Hacienda | Pide volver a llamar a los peritos que tasaron los bienes en 2009

Seis años después el caso por el presunto delito fiscal que se le imputa al empresario Rafael Gómez y sus hijos vuelve a estar en punto muerto y a la espera de que la Audiencia Provincial resuelva un recurso planteado por las partes. Esta vez el parón no viene motivado por los letrados del empresario sino por el abogado del Estado, que quiere asegurarse que Gómez puede responder con sus propiedades de la astronómica deuda que se le reclama en el proceso: casi 350 millones de euros por defraudar 58,1 millones en el pago de impuestos.

Según ha podido saber este medio, el problema se ha planteado a la hora de fijar las responsabilidades económicas que sirven de garantía al pago de esos 58,1 millones presuntamente defraudados a Hacienda y por los que pide una pena de 44 años para el empresario y 22 para sus hijos. Las dudas del abogado del Estado tienen como base el complejo entramado societario del empresario, que en los últimos años ha movido una y otra vez la composición y titularidad de los consejos de administración de sus sociedades, así como de las propiedades de las que son responsables.

Qué propiedades tiene a su nombre Gómez y a qué empresas pertenecen es la pregunta del millón. Y como todo lo que rodea al empresario de Cañero, esto es un misterio. En este caso, la duda es importante porque alguno de los bienes sobre los que algún día se trabó embargo podría estar a nombre de empresas de las que legalmente ya no forma parte Gómez, al menos como administrador o socio, lo que le podría eximir del pago en el hipotético caso de que fuese declarado culpable.

Para aclarar todas estas cuestiones, el letrado del Estado, al que corresponde el turno de calificar los hechos tras el Fiscal, planteó el pasado día 11 de noviembre un escrito ante la Audiencia Provincial. En ese escrito, siempre según las fuentes consultadas, se llega a plantear la posibilidad de que los peritos que auditaron en su día (2009) las propiedades del empresario para proceder al embargo realicen una actualización para determinar qué es de Gómez y qué es de las empresas que presuntamente defraudaron los impuestos en el periodo 2003-2006.

De esta manera, seis años después, el juicio contra Rafael Gómez podría volver al punto de partida: la valoración de los bienes. Mientras que la Audiencia no resuelva, no se producirá la calificación de la acusación que representa a Hacienda. Mientras que ésta no se produzca, no habrá escrito de defensa y, por tanto, el juicio seguirá sin tener fecha. El culebrón más largo de la historia judicial de Córdoba sigue sumando capítulos.

Etiquetas
stats