A juicio por conducir una moto sin casco ni carné y tratar de arrollar a un agente

Se le pide una pena de cuatro años y dos para otro acusado por los mismos delitos: atentado y lesiones

El juzgado de lo Penal número 3 celebrará mañana la vista oral contra dos acusados de sendos delitos de lesiones y atentado que se produjeron el 14 de abril de 2013. Alrededor de las 16.00, dos agentes de la Policía Local que se encontraban en el canal del Guadalmellato dieron el alto al conductor de un ciclomotor que circulaba sin el casco, reza el escrito de calificación.

Cuando se le reclamó la documentación, M. M. V. amagó con emprender la huida y los agentes le requisaron la llaves de la moto y al cotejar sus datos, la Policía comprobó los motivos de su nerviosismo: ni era el dueño de la moto ni tenía permiso para conducirla. En éstas estaban cuando apareció el propietario de ciclomotor, F. J. J. C., que ,lejos de calmar los ánimos, increpó e insultó a los agentes.

De los insultos se pasó a las manos y mientras F. J. J. C. empujaba y forcejeaba con uno de los policías, M. M. V. aprovechaba la confusión y arrebataba las llaves de la moto al otro iniciando la huida “a gran velocidad”. En esta huida, y siempre según la califcación del Ministerio Fiscal, el conductor trató de arrollar al agente que logró apartarse a tiempo y, posteriormente reducir y detener al acusado.

Es precisamente para este acusado para el que se solicita la principal pena, cuatro años de cárcel por un delito de atentado a la que hay que sumar multas económicas por las lesiones sufridas por los agentes y los delitos contra la seguridad vial. Para el dueño de la moto, la pena suma dos años por el mismo delito, así como sanciones por lesiones y contra la seguridad vial ya que, según la calificación, le prestó el ciclomotor a su amigo sabiendo que no tenía carné.

Etiquetas
stats