Júbilo en El Naranjo con la Virgen de la Salud

Nuestra Señora de la Salud, bajo su palio el Martes Santo | ÁLEX GALLEGOS

Siempre es posible convertir en realidad los sueños. Suficiente es mantener inalterable la voluntad en el camino hacia su consecución. El esfuerzo y la constancia en éste son fórmula idónea cuando de alcanzar un objetivo se habla. Es así, y sólo así, como los anhelos pueden cumplirse a pesar de las dificultades que puedan surgir. Bien lo saben en el barrio de El Naranjo, que desde el pasado Martes Santo parece cobrar un color más vivo -del que ya posee- y contar con un ambiente más alegre. Un hecho que tiene lugar después de que Nuestra Señora de la Salud recorriera por vez primera sus calles bajo palio. Caminó con tono de bulla la Virgen al final de su paseo por Córdoba, cuyos cofrades también gozaron de su presencia. La Semana Santa de la ciudad disfrutó con el ingreso de la titular de la Agonía.

La primera estación penitencial de la Madre del Redentor fue especialmente emotiva, como es lógico, para su corporación. Una cofradía la radicada en Santa Victoria que todavía paladea el magnífico sabor que le dejó su más reciente desfile. Principalmente porque transcurrió de forma notable. “Ha superado nuestras expectativas. Siempre vas con la incertidumbre del primer año, del montaje del palio y salir por primera vez con dos pasos, pero después fue más fácil con el buen tiempo que hizo”, explica Carlos Recio, hermano mayor de la Agonía, sobre la primera salida de Nuestra Señora de la Salud. El rector de la hermandad de El Naranjo se muestra además con “orgullo por el comportamiento de todo el cortejo”.

“Ha supuesto un revulsivo para la hermandad y un orgullo para todo el barrio. La calle del colegio estaba a las dos de la madrugada que no cogía nadie. Del Martes Santo fue todo muy positivo”, expresa Carlos Recio. En este caso hace referencia al centro educativo San Acisclo y Santa Victoria, en cuyo patio finalizó la cofradía su estación. Normal es, visto lo visto, que el hermano mayor de la Agonía elija “Salud” para resumir la salida procesional de la corporación. “Lo mejor es el hecho, cuando ya se recogía la cofradía, de ver muchas caras contentas de gente que es historia de la hermandad y a vecinos que nos son cofrades y estaban allí esperándonos, el espíritu de comunión también con el barrio”, prosigue Recio acerca del significado del estreno de Nuestra Señora de la Salud en la Semana Santa cordobesa.

El mandatario de la Agonía destaca además que “el Miércoles Santo era como un día con alegría, y es de lo mejor que pueda pasar para un hermano mayor”. Una jornada posterior en la que hubo nuevos frutos de la incorporación de Nuestra Señora de la Salud al cortejo de la cofradía. “Como anécdota contaré que cuando desmontábamos los pasos se hicieron, ese mismo día, cinco nuevos hermanos”, comenta Recio con el tono amable que le caracteriza. “La Virgen da otro punto de vista a la hermandad, una alegría. Da la sensación de completar la cofradía, que es el pellizquito que teníamos”, agrega. Esos cinco miembros ingresados son sólo una continuación de lo que había logrado la corporación para este Martes Santo, en el que su comitiva se vio ampliada sobre manera. “Hemos estado rozando las 300 personas dentro del cortejo, número que se ha dado por querer estar con la Virgen”, desvela.

Carlos Recio expone otro detalle, ocurrido éste también el Miércoles Santo. “Al día siguiente el grupo de pastoral de la Salud repartió flores a ancianos del barrio y todos añoraban el haber podido estar presentes, pero mostrando la alegría que les produjo verla por televisión. Fue también un momento emotivo”, remarca. El hermano mayor de la Agonía, que estos días culmina junto con otros compañeros de la corporación los últimos trabajos posteriores a una estación penitencial, indica que ahora es instante de mantener los pies en el suelo de cara al futuro. “Vamos poquito a poco. Córdoba ha visto que el paso ha salido bastante correcto la primera vez. Toca reflexionar un poco sobre las líneas y tenemos que ver el presupuesto del año que viene la obra social. Además, son los últimos años de mandato (de la junta de gobierno) y no podemos dejar deudas”, argumenta. En este sentido añade que “el palio está prácticamente dibujado y si hay opción se irá avanzando”.

Aunque el histórico momento comienza a ser parte del pasado, aún continúa grabado en las retinas de todos los que lo vivieron. Fue sobre las seis de la tarde cuando el paso de palio, con una espectacular bambalina frontal, empezó a cruzar la Puerta de las Palmas. Cabe recordar que la Agonía realiza su salida desde la Mezquita Catedral para rebajar las horas en la calle. Sonaba entonces el Himno de Andalucía, hecho que suele darse poco en la Semana Santa cordobesa. “Se habló y pensamos que también era un homenaje a nuestra tierra, aunque tampoco se hizo por una razón en especial”, apunta Carlos Recio. Arrancaba entonces, con la continuación de la Marcha Real y Madre bendita de la Salud, de Francisco José Lozano, el camino de Nuestra Señora de la Salud hasta su barrio. La alegría brotaba y terminaba de florecer en El Naranjo.

Etiquetas
stats