Un informe de Urbanismo aconseja la restauración "urgente" de distintas zonas de la Torre de la Malmuerta

Torre de la Malmuerta.

Un informe firmado por técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) aconseja un plan de actuación para restaurar distintas zonas de la Torre de la Malmuerta, ante el "grave riesgo" que su estado actual supone para la conservación de esta fortificación, declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

El informe del Servicio de Proyectos y la Oficina de Arqueología de la GMU -al que ha tenido acceso Cordópolis y que responde a una demanda de la asociación vecinal Torre de la Malmuerta-, se pronuncia sobre el estado de conservación de la edificación y considera "necesaria la adopción de medidas que permitan revertir la actual situación, que puede llegar a ser preocupante a corto plazo si no se adoptan actuaciones urgentes y simultáneas".

En ese sentido, se aconseja redactar un diagnóstico en profundidad sobre el estado de conservación de la Torre de la Malmuerta "fruto del cual se establecerá un plan de actuaciones". Asimismo, los técnicos creen necesario hacer un proyecto de restauración "que solvente la grave situación en la que se encuentra la escalera de acceso a la torre desde la vía pública, que de no acometerse puede comprometer su uso, así como la impermeabilización de la escalera de acceso a la azotea, punto en el que se localiza un grave riesgo para la correcta conservación del BIC".

Los técnicos municipales han realizado varias visitas a la Torre de la Malmuerta para realizar este informe, la última de ellas el pasado 19 de enero de este año. Han comprobado distintas "patologías" en la torre, entre ellas "numerosos problemas de humedad" en la escalera de acceso a la azotea, que es preciso limpiar, impermeabilizar y restituir parte de su volumen.

Asimismo, "mucho más graves son las patologías que muestra la actual escalera de acceso a la torre desde la vía pública", que en el siglo pasado se dispuso para sustituir el acceso original desde la muralla. Este elemento muestra "una acusada degradación, precisando una consolidación general y la restitución de piezas perdidas o irrecuperables".

Junto a ello, "todos los paramentos de la fortificación presentan un acusado deterioro, especialmente patente en el arco de unión entre la torre ochavada y la muralla", donde se aprecia la degradación normal por los agentes atmosféricos y también la propiciada por la acción de las palomas que se posan y anidan en esta zona. "Todo ello provoca la périda de los morteros de las juntas y la progresiva degradación del material pétreo, con desprendimientos permanentes de pequeños fragmentos de piedra". Igualmente, "también es preocupante el deterioro de la cara norte de la torre, en la que se abre la puerta de acceso a la cámara interior", concluyen los técnicos de Urbanismo.

Fortificación del siglo XIV

La Torre de la Malmuerta es uno de los principales elementos que subsisten de las antiguas defensas de la ciudad de Córdoba, erigida durante el reinado de Enrique III en los primeros años del siglo XIV, posiblemente aprovechando una estructura de una torre albarrana almohade previa.

Actualmente, el Ayuntamiento de Córdoba tiene cedido su uso a la asociación vecinal Torre de la Malmuerta, que periódicamente ha manifestado el deficitario estado de conservación de la fortificación. En 2010, Urbanismo ejecutó la impermeabilización y mejora de las cubiertas ante las deficiencias que presentaban entonces.

En diciembre pasado, el grupo municipal del PSOE se hizo eco de las peticiones de la asociación de vecinos de la zona y pidió en el consejo rector de la Gerencia de Urbanismo que se acometieran actuaciones ante el deterioro que padece la Torre de la Malmuerta.

Etiquetas
Publicado el
11 de febrero de 2021 - 06:00 h
stats