La independencia no está de moda en Córdoba: La Guijarrosa tampoco podrá segregarse

Manifestación ciudadana en noviembre de 2012 que rechazaba la segregación de La Guijarrosa.

La segregación de La Guijarrosa, como la independencia de Cataluña, sería inconstitucional. El Consejo Consultivo ha vuelto a rechazar la segregación de esta Entidad Local Autónoma (ELA) de su municipio matriz, Santaella. Y lo ha vuelto a hacer por lo mismo que lo rechazó en 2015: La Guijarrosa no tiene población suficiente como para ser independiente. Además, el Consejo Consultivo recuerda que hay un antecedente en Cataluña. El Tribunal Constitucional ha declarado nula la segregación de Medinyà por tener apenas 866 habitantes.

La razón por la que La Guijarrosa no puede convertirse en municipio es única: no llega al mínimo de población exigible por ley. A día de hoy, con la reforma de la normativa, en Andalucía se exige un mínimo de 5.000 habitantes a un núcleo de población para poder convertirse en municipio. La Guijarrosa inició su lucha mucho antes de que cambiase la ley. A pesar de ello, la que regía entonces, aprobada en 1985, también le es insuficiente, pues debía superar los 4.000 habitantes. A día de hoy, La Guijarrosa, con una lucha ya histórica por su independencia, roza los 1.400 habitantes, una cifra muy alejada del mínimo legal exigible.

La lucha por la segregación de La Guijarrosa es una demanda histórica de esta población. Sus vecinos se han manifestado en numerosas ocasiones reclamándolo, tanto en Córdoba capital, Sevilla como en Santaella. El debate ha crispado la relación entre ambas poblaciones. De hecho, en Santaella también ha surgido un movimiento antisegregación que reclama que La Guijarrosa se mantenga en su término municipal para no perder población y, por tanto, servicios.

Al igual que en 2015, el Consejo Consultivo considera que no se ha justificado en el expediente el requisito de la notable dificultad de acceso entre los núcleos principales de población del municipio matriz y del territorio que pretende la segregación. Así, se pretendía alegar que Santaella y La Guijarrosa están unidas por una carretera en mal estado que cuando llueve se corta por el desbordamiento del arroyo Salado. El Consejo Consultivo considera que ambas poblaciones están bien comunicadas.

A partir de ahora, el camino por la independencia se complica. Tanto La Guijarrosa como Fuente Carreteros tendrán que llenar sus municipios de vecinos para poder lograrlo. Eso, o que la Junta elimine el requisito de los 4.000 habitantes.

Etiquetas
stats