Hallan el cadáver de un lince atropellado entre Adamuz y Villanueva

.
La Consejería de Medio Ambiente ha convocado una próxima reunión con técnicos de Fomento para poner medidas correctoras

Técnicos del equipo del proyecto Life Iberlince de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía han encontrado este viernes el cadáver de un lince ibérico en la provincia de Córdoba, concretamente en el kilómetro 14,5 de la carretera A-421 entre Adamuz y Villanueva de Córdoba; se trata de una de las hembras liberadas en 2012 en el valle del río Guadalmellato.

Según ha explicado la Junta en una nota, el cuerpo de la hembra, nacida en 2011, ha sido trasladado al Centro de Análisis Diagnóstico de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente para que le puedan practicar la necropsia que permita esclarecer las posibles causas de la muerte, aunque todo parece apuntar a un atropello.

Para estudiar y poner medidas correctoras que ayuden a evitar los atropellos, la Consejería ha convocado una próxima reunión con responsables del Ministerio de Fomento, la Consejería de Fomento y Vivienda y del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias del Ministerio de Fomento (ADIF).

Con motivo de otro fallecimiento de esta especie en Ciudad Real, las asociaciones ecologistas han incidido recientemente en la necesidad de acometer actuaciones tales como la restauración del hábitat y la “reestructuración” de impactos, así como el estudio por parte de una comisión de 'puntos negros' con vistas a llevar a cabo medidas concretas.

En septiembre del año pasado, la Junta también halló dos linces muertos en el parque natural Cardeña-Montoro. En concreto, en esa fecha aparecieron los cadáveres de dos ejemplares de lince ibéricos atropellados en la N-420, entre los municipios de Cardeña y Azuel; y en la carretera A-421, que una Adamuz y Villanueva de Córdoba. En esta ocasión, un particular localizó este domingo el cadáver de un ejemplar de lince ibérico, que había sido atropellado en el kilómetro 83 de la N-420, entre los municipios cordobeses de Cardeña y Azuel. Tras divisar el cadáver esta persona avisó al 112 y desde aquí se le comunicó a la Guardia Civil y a los Agentes de Medio Ambiente. Se trataba de un cachorro hembra nacido en 2012, por lo que “debía tener seis meses de edad”, según la Consejería.

Etiquetas
stats