Hacienda ve “casi imposible” cobrar la multa de Colecor

.
José María Bellido asegura que Hacienda está “pinchando la burbuja” que supuso contemplar en los presupuestos el ingreso de las sanciones

“Prácticamente imposible” y “casi imposible”. Así ve el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Córdoba, José María Bellido, las posibilidades que tiene el Consistorio de cobrar la mayor sanción urbanística de la historia, la que se le impuso por 24,6 millones de euros al constructor, empresario y hoy líder de la oposición municipal Rafael Gómez.

Bellido reconoce que para hacer frente al cobro de esta monumental sanción, impuesta en el año 2006 por la construcción sin licencia municipal de más de 40.000 metros cuadrados de naves industriales sobre suelo no urbanizable de especial protección, habría que poder “trabar” embargos sobre bienes propiedad de Rafael Gómez y que en este caso es difícil. A día de hoy, el partido de Rafael Gómez, Unión Cordobesa, tiene su sede en las oficinas de las naves de Colecor. Sin embargo, según el Registro de la Propiedad están embargadas por el Banco Popular a causa del impago de una hipoteca. La segunda anotación preventiva de embargo corresponde al Ministerio de Hacienda y ya la tercera al Ayuntamiento. De ahí el pesimismo de Bellido.

Algo menos pesimista se muestra el concejal con el resto de sanciones urbanísticas que Rafael Gómez sigue manteniendo con el Ayuntamiento de Córdoba y que suman un total de 40 millones de euros, aproximadamente. Estas sanciones son, en su mayoría, por construir sin licencia en Carrera del Caballo o en Villarrubia. Por estas sanciones, el Ayuntamiento ya ha trabado embargos de bienes a nombre de Rafael Gómez y Arenal 2000 por los que el concejal pretende sacar algo de dinero. “Vamos a ver qué valor alcanzan en subasta”. El Ayuntamiento ya organizó una subasta con bienes embargados a Rafael Gómez que quedó desierta. Uno de ellos era el antiguo matadero de Iccosa, que ardió el pasado otoño.

El concejal de Hacienda ha asegurado que lo que el Ayuntamiento está haciendo en estos momentos es “desinflar la burbuja” presupuestaria que a su juicio se creó cuando en el mandato anterior y en el diseño de anteriores cuentas municipales se contempló como ingresos el pago de estas sanciones. Según Bellido, en la liquidación presupuestaria de 31 de marzo se pondrá como de “dudoso” cobro el 100 por cien de estas sanciones, lo que saneará las cuentas. El año pasado el Ayuntamiento se vio obligado a provisionar 18 millones de euros para equilibrar unas cuentas en las que finalmente no se iba a ingresar la sanción. El presupuesto de este año prevé una provisión de otros seis millones de euros para la misma operación.

Por otra parte, Bellido sí que consideró “triste” que “un ciudadano con esa deuda en el Ayuntamiento sea votado y tenga esa representación en el Pleno”, aunque mostró su respeto a todos los ciudadanos que respaldaron a Rafael Gómez en las últimas elecciones municipales.

Etiquetas
stats