Una federación de mujeres gitanas espera que en Bujalance no se cree “un problema étnico”

La concentración del domingo reunió a más de un millar de vecinos en Bujalance
Fakali asegura que “no se puede utilizar como pretexto el origen étnico de ningún individuo o grupo, ni usar tal condición, para generar conflictos de mayor calado social y cultural”

La Federación Andaluza de Mujeres Gitanas (Fakali) ha pedido este lunes que “de una vez por todas un problema de convivencia no degenere en un problema étnico”, todo ello tras la concentración de este domingo en la localidad cordobesa de Bujalance por más de un millar de vecinos “sin autorización legal” para protestar por los últimos episodios de “carácter delictivo” acaecidos en la población del Alto Guadalquivir, protagonizados supuestamente por personas de etnia gitana.

Así lo destacan el colectivo en una nota, en la que añaden que “no se puede utilizar como pretexto el origen étnico de ningún individuo o grupo, ni usar tal condición, para generar conflictos de mayor calado social y cultural”. En este sentido, manifiestan su condena a cualquier tipo de violencia y discriminación, y consideran que, tal y como rige en el sistema democrático y de derecho, “las personas que cometen un delito o una falta deben ser puestas ante la Justicia lo antes posible”.

De este modo, solicitan a las autoridades y las administraciones públicas que condenen públicamente los “desgraciados” acontecimientos que vuelven a producirse en Bujalance, semanas después de los acaecidos en Estepa (Sevilla) o en Castellar (Jaén), y que “articulen las medidas oportunas para que no vuelvan a repetirse”.

Una vez más, según apunta Fakali, “se criminaliza la condición de gitano o gitana en un perverso proceso de discriminación y generalización que atenta contra la dignidad de la población gitana en su conjunto, sin distinción”.

Ante ello, defiende que “Andalucía es una tierra ejemplar en cuanto a las relaciones entre culturas”. Y la federación se muestra “preocupada, porque en apenas tres meses se vengan sucediendo concentraciones y convocatorias que, al amparo de prejuicios y presupuestos discriminatorios hacia la comunidad gitana, puedan derivar en actos de violencia”.

Por todo ello, apelan a “la responsabilidad de las distintas autoridades y administraciones públicas y municipales para que no colaboren con este tipo de iniciativas, cuanto menos peligrosas no sólo para el orden y la convivencia locales”. También general, puesto que ven “temerario”, dados los últimos antecedentes de Estepa y Castellar, y ahora de Bujalance, que cunda en la comunidad “el inquietante efecto llamada al racismo”.

Además, expresan que, una vez más, vuelvan “a pagar todos los gitanos”, y que se identifique “la delincuencia con el pueblo gitano, destacando en las informaciones la condición étnica cuando algún individuo o grupo de personas hace algo que está mal sin que ello aporte dato significativo alguno”.

Asimismo, califican de “terrible que desde los medios se siga insistiendo en destacar el origen étnico en informaciones en las que la violencia y el ojo por ojo son protagonistas, porque esta imagen pesa como una losa sobre toda la comunidad gitana”.

Etiquetas
stats