Un espectador logra que el Gran Teatro mejore su accesibilidad

El Gran Teatro de Córdoba, lleno | TONI BLANCO
Una persona con movilidad reducida puso en conocimiento de la Fiscalía las carencias del inmueble y el Ministerio Público ha ordenado a la Gerencia que subsane las deficiencias

El poder de uno solo puede ser lento y solitario, pero también determinante. Así lo demuestra que un espectador con movilidad reducida se percatase de las deficiencias que en materia de accesibilidad presenta el Gran Teatro de Córdoba y las pusiese en conocimiento de la Fiscalía hasta dos veces. Y ha sido ahora cuando, ante un requerimiento del Ministerio Público, el Ayuntamiento ha ordenado que la Gerencia Municipal de Urbanismo se ponga manos a la obra y desarrolle un Plan Director que marque las bases para la futura remodelación del teatro teniendo en cuenta a las personas que, por ejemplo, vayan en sillas de ruedas. De paso, el Plan Director también va a incluir la adaptación del Gran Teatro a la normativa contra incendios.

El germen de esta próxima remodelación arranca en 2013, cuando un particular puso en conocimiento de la Fiscalía de Córdoba las deficiencias que el edificio presentaba en cuanto a su accesibilidad. En ese momento, el Ayuntamiento anunció que iba a ponerse manos a la obra para subsanarlo y de hecho se realizó un informe por parte del anterior gerente del IMAE. Pero nada cambió y en 2015 la Fiscalía volvió a tener conocimiento de las mismas deficiencias que ya se habían destacado y reabrió las diligencias. Esta vez, el requerimiento del Ministerio Público ha tenido como fruto el anuncio de este Plan Director.

En todo caso, son los primeros pasos para unas obras que todavía pueden tardar en comenzar y que, según señaló el responsable de Gestión del Gobierno Local, Emilio Aumente, se marcan como horizonte el año 2017 para su completa ejecución.

Etiquetas
stats