Se enfrenta a 30 años de cárcel por asesinar con ensañamiento a una mujer de 84 años para robarle un móvil

Vista de Baena.

M. B., de nacionalidad marroquí y de 35 años, se enfrenta a una pena de hasta 30 años de cárcel acusado de asesinar y ensañarse durante el crimen a una mujer de 84 años en Baena solo para acabar robándole un teléfono móvil. Este hombre será juzgado el próximo 28 de enero por un jurado popular en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba. La Fiscalía Provincial le pide 30 años de cárcel por dos delitos: 25 años por el de asesinato con ensañamiento y cinco años más por el delito de robo en casa habitada.

Los hechos ocurrieron el 23 de abril de 2015, cuando un familiar halló el cadáver de una mujer de 84 años, que presentaba signos de violencia, en su domicilio de Baena. La mujer se encontraba tumbada en el suelo del salón de la vivienda, descalza, con evidentes signos de haber fallecido como consecuencia de una muerte violenta. La víctima apareció maniatada con el cordón del pantalón tipo chándal que vestía y con una mordaza de trapo. Presentaba diversas heridas en labios y barbilla, y en el momento de su hallazgo tenía la cara tapada con un cojín. La puerta de entrada a la vivienda se encontró cerrada y sin signos de haber sido forzada.

Los primeros indicios permitieron sospechar que el supuesto autor había accedido al interior de la vivienda tras saltar la pared del patio en el que se encontraba la víctima, la cual precisaba de un andador para moverse, y tras abordarla la introdujo por la fuerza en el interior de la misma.

La investigación permitió considerar el robo como móvil del crimen, ya que el presunto autor sustrajo un teléfono móvil y tenía preparadas para llevarse varias piezas de relojería cuando supuestamente fue sorprendido al llamar alguien a la puerta de la vivienda. Antes, según consta en el escrito de la Fiscalía, cogió un papel de aluminio para fumar droga.

El equipo de investigación de delitos contra las personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba realizó una investigación que duró algo más de un año y que ha permitido la detención y puesta a disposición judicial del presunto autor del hecho. El acusado fue arrestado en junio de 2016. Desde entonces, está en prisión provisional.

La Guardia Civil realizó una minuciosa inspección ocular en la vivienda donde fue encontrado el cadáver de la víctima, y en ella se recogieron indicios y numerosos efectos que han sido analizados en laboratorios de Criminalística y del Instituto Nacional de Toxicología, siendo determinantes en la investigación y resolución del crimen. Se han investigado a más de 30 personas del entorno de la víctima y de sus familiares, y tomado manifestación a números vecinos de la localidad. Las pruebas obtenidas han permitido a la Guardia Civil la detención del presunto autor, relacionado con el mundo de la droga y conocido en el entorno de la víctima.

Etiquetas
stats