Unas elecciones que se mirarán de reojo en clave local

Una urna electoral | ÁLVARO CARMONA
Los partidos analizarán no solo el resultado global sino si finalmente Unidos Podemos logra ser la segunda fuerza en la ciudad y superar al PSOE | Se da por descontado que el PP volverá a ganar en Córdoba capital

Sí, mañana hay elecciones generales. Lo que se elige son los representantes de cada provincia en el Congreso de los Diputados y en el Senado. Después, estos representantes tienen que ponerse de acuerdo, o no, y elegir un Gobierno. Los comicios son a eso, a Cortes, pero seguro que se van a mirar de reojo en clave local también. Siempre se hace, pero este año (al igual que ya ocurrió el pasado 20 de diciembre) más todavía, sobre todo por la situación que se vive en el Ayuntamiento de Córdoba.

Desde mayo de 2015, el PSOE e IU cogobiernan en Córdoba, con el apoyo de Ganemos, cuya asamblea decidió no entrar a ocupar carteras de gobierno. Ahora, y por vez primera, Ganemos se ha planteado entrar en el gobierno municipal. Se lo preguntará, otra vez, a su asamblea, pero lo hará después de las elecciones generales y de ver, claro está, cómo le ha ido a Unidos Podemos en Córdoba capital.

El 20 de diciembre, el PP ganó, en votos, las elecciones en Córdoba capital. Los populares se dejaron 30.000 votos con respecto a 2011, pero fueron la fuerza más votada (en mayo de 2015 también) y sumaron un apoyo del 35%. El PSOE quedó en segundo lugar en la capital, con el 21% de los apoyos. Podemos fue el tercer partido en votos con un 17,6% e Izquierda Unida quedó en quinto lugar con el 7,8%. Es decir, sumados, como hace ahora la convergencia, habrían sido la segunda fuerza, por delante de los socialistas, con un 25,4% de los apoyos. Ciudadanos fue cuarto, con el 14,8% de los sufragios.

La clave local estará, obviamente, en saber qué partido quedará en segundo lugar en Córdoba capital, ya que se da por descontado que el PP volverá a ganar las elecciones en la ciudad. Y sobre todo, a qué distancia se queda esa formación de los populares. También, en qué diferencia habrá entre Unidos Podemos y el PSOE, y a qué distancia quedará definitivamente Ciudadanos.

Con esos resultados en la mano, y ante una hipotética nueva negociación para el reparto de carteras municipales, las diferentes fuerzas podrán ser más o menos contundentes a la hora de exigir competencias en caso de que finalmente la asamblea de Ganemos decida que sus concejales asuman responsabilidades de gobierno.

No solo se mirarán los resultados. También los mensajes que se lancen en la misma noche electoral y las posibilidades de que se pueda formar en España un Gobierno PSOE-Unidos Podemos o viceversa, que reforzaría al tripartito cordobés.

Etiquetas
stats