Donantes de leche materna en el Reina Sofía: pocas pero esenciales durante el coronavirus

Muestra de leche materna en el Banco de Leche | MADERO CUBERO

El coronavirus no sólo ha dado un frenazo a la actividad económica sino, también, a algunas acciones solidarias y altruistas que se llevaban a cabo en el Hospital Reina Sofía desde antes de la pandemia. Tal es el caso de las donantes del banco de leche materna del centro, que ha visto reducidas considerablemente sus aportaciones debido a las recomendaciones de la Sociedad Española de Bancos de Leche Humana.

Según explica la responsable del banco de leche y coordinadora de la Unidad de Neonatología, María José Párraga, la realización de entrevistas a nuevas donantes se ha suspendido y tampoco se recomienda el desplazamiento rutinario de las donantes existentes ya activas. No obstante, se realiza un estudio de cada situación en particular ya que la leche materna siempre es necesaria. Asimismo se han establecido dos criterios de exclusión temporal: aquella donante que haya padecido coronavirus -confirmado o con sintomatología compatible con la enfermedad- o que presente fiebre o cualquier indicio de catarro, y aquella donante que ha tenido contacto directo con un caso probable o confirmado de infección por coronavirus.

Por tanto, la entrega de leche ha quedado prácticamente restringida a dos casos: las mamás donantes que tienen sus hijos ingresados en el hospital y aquellas profesionales sanitarias que ya son donantes. Son ellas mismas las que traen sus donaciones al banco de leche ya que Córdoba no cuenta todavía con un servicio de recogida a domicilio como, por ejemplo, ocurre en la Comunidad de Madrid, donde la Fundación Infantil Ronald McDonald lo subvenciona.

Teresa de Toro es una de las profesionales sanitarias que está donando leche materna durante esta crisis. Con dos niñas -la mayor, casi de cuatro años, y la pequeña, de 11 meses y medio-, esta pediatra que ejerce en el barrio del Guadalquivir las ha amamantado desde su nacimiento. Esto le ha permitido producir leche en grandes cantidades que ha ido congelando en casa. Dos meses antes de su incorporación al trabajo tras su segunda maternidad, De Toro empezó a hacer su propio banco de leche en casa para que a la pequeña no le faltara una toma a pesar de su ausencia ya que la mayor hace apenas 14 días que no toma leche materna. Sin embargo, decidió donar buena parte de este producto al banco del Reina Sofía ya que no lo gastaba. Fue entonces cuando hizo su primera donación, de unos cinco litros y medio. La pasada semana entregó otra tanda de cuatro litros leche, extraída entre grandes medidas de seguridad, como la limpieza con lejía de la mesa en la que coloca tanto los biberones como el sacaleches

A pesar de las limitaciones debido a la crisis, desde que comenzó el confinamiento, el banco de leche ha recibido casi 22 litros de los que se ha realizado su tratamiento con total normalidad, consistente en su procesamiento, pasteurización y análisis microbiológico y nutricional. En esta línea, los grandes inmaduros -es decir, los bebés de menos de 1.000 gramos o nacidos antes de las 28 semanas- se han convertido en los principales receptores de leche materna.

Etiquetas
stats