Detenido tras una persecución en coche por toda la ciudad un delincuente con varias causas pendientes

Agentes de Policía Nacional, en una imagen de archivo.

Agentes de la Policía Nacional en Córdoba han detenido a un individuo que el día anterior había protagonizado una cinematográfica persecución en coche desde el barrio Fátima hasta la calle Torremolinos, y que logró dar esquinazo por unas horas a las autoridades, antes de ser finalmente arrestado en Las Palmeras y acusado de delitos de desobediencia y contra la seguridad vial, constándole además pendientes varias causas judiciales.

La detención arrancó el jueves alrededor de las 18:00, cuando agentes del Grupo de Motos adscritos a la Brigada de Seguridad Ciudadana de Córdoba localizaron por la zona de Fatima un turismo que circulaba con las ventanillas bajadas y que desprendía desde su interior un fuerte olor a marihuana, lo que motivó que se le diera el alto. No obstante, el conductor, que en un primer momento hace el ademán de parar, al instante acelera bruscamente dándose a la fuga, comenzando de ese modo una persecución por la capital.

Concretamente, según indican los agentes actuantes, el turismo emprendió la huida por Carlos III, tomando dirección a la Autovía A-4, para posteriormente incorporarse a través de la carretera de Castro en el núcleo urbano -circulando en varias ocasiones en dirección contraria-, apeándose los ocupantes del vehículo en la calle Torremolinos, consiguiendo escapar a pie por uno de los bloques de la zona y eludiendo a los agentes, que solamente pudieron intervenir su turismo.

Tras facilitar la identidad del conductor fugado a todos los indicativos policiales de la Comisaría, al día siguiente se realizaron diversos operativos tendentes a su localización por las zonas donde otras veces había sido visto. Finalmente, sobre las 21:00, en el barrio de Las Palmeras, agentes del servicio de atención al ciudadano localizaron andando a un individuo que coincidía plenamente con las características del conductor del turismo, por lo que le dan el alto y éste, nuevamente, hace caso omiso de las indicaciones policiales y trata de refugiarse en uno de los locales del barrio.

Tras la segunda fuga, se solicitó apoyo al resto de servicios de la Brigada de Seguridad Ciudadana, indicativos de motos y miembros de la UPR, entre los cuales realizaron un perímetro de seguridad que dio con la localización del delincuente, finalmente detenido por la presunta comisión de un delito contra la seguridad vial y otro de desobediencia a los agentes. El arrestado tenía, además, dos requisitorias judiciales pendientes, y ha acabado ingresando en prisión por una de ellas, según ordenó la Autoridad Judicial competente.

Etiquetas
stats