Desplome en el termómetro: el verano se despide con un descenso de hasta 10 grados

.

Pocas cosas emocionan más a un cordobés que escuchar (o leer) a los del tiempo decir que bajan las temperaturas. Puede que contemplar la sonrisa de algún tabernero, como una suerte de unicornio rosa invisible. Pero navegando aún por las aguas del verano, en especial si las últimas tardes se han pasado a más de 40 grados, lo del fresco con sabor a frío seguramente se lleve la palma. Eso va a ocurrir, acompañado del adjetivo brusco, durante el fin de semana. Un descenso en el termómetro de hasta 10 grados entre las máximas que se alcanzaron en las tardes de miércoles y jueves respecto a las que se esperan para los próximos sábado y domingo.

El responsable de este 'batacazo térmico' es una profunda vaguada que afectará a la península Ibérica desde la tarde del viernes 28 de agosto. El paso de la vaguada, aunque breve, va a provocar un cambio del viento en altura que inyectará aire frío de origen polar sobre toda la Península. A unos 1500 metros de altitud, la temperatura del aire va a pasar de 25 a unos 14 grados en poco más de 24 horas. Algo que tendrá reflejo en superficie, llevando las máximas en el valle del Guadalquivir desde los 40 o 41 grados registrados durante la tarde del jueves hasta los 30 o 31 que se esperan para el sábado.

Así, aunque ya durante la tarde del viernes experimentemos un notable alivio en las temperaturas, de entre 3 y 4 grados, no será hasta el sábado cuando el descenso sea mucho más marcado. Para entonces las máximas a duras penas superarán los 30 grados en la capital y otros puntos del valle del Guadalquivir, y quedarán rondando los 26 a 28 grados en el resto de la provincia. Sábado 'fresco', que comenzará la jornada con unas mínimas que de igual forma notarán el brusco descenso, dando inicio el día en el entorno de los 13 a 15 grados.

El alivio en el termómetro se mantendrá durante la jornada del domingo, aunque con un leve incremento en las temperaturas de un par de grados, lo que llevarían las máximas hasta los 32 grados en el valle del Guadalquivir y los 28 a 30 grados en el resto de la provincia. Para entonces la vaguada empezará a adentrarse en el Mediterráneo, permitiendo que la masa de aire en altura vuelva a calentarse ligeramente. Aún así, el dominio del viento para los siguientes días seguirá siendo de noroeste, lo que servirá para mantener a raya al calor puro durante el comienzo de la próxima semana, que marcará el cambio de estación climatológica. Abandonamos el verano, y lo hacemos con viento de cola, que dure.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats