Desmantelan un coto ilegal de pesca en una balsa de riego

El promotor de esta iniciativa irregular, ubicada en Fuente Palmera, cobraba 15 euros para capturar barbos y carpas

La Guardia Civil ha desmantelado en Fuente Palmera un coto de pesca ilegal establecido en una balsa de riego. Los agentes tuvieron conocimiento a principios de septiembre que se estaban ofertando actividades de pesca en el interior de la balsa de riego, ubicada en una aldea de Fuente Palmera. A cambio de 15 euros por persona y día los clientes podían pescar en una instalaciones carentes de plan técnico y donde, obviamente, estaba prohibido ejercer esta actividad.

En una nota de prensa, la Guardia Civil afirma que el promotor violaba aspectos claves de la normativa reguladora de la pesca continental, tales como pescar con más cañas de las permitidas o pescar de noche. El dueño, invocaba como salvoconducto la privacidad de las instalaciones donde, al parecer, no tienen cabida el cumplimiento de las normas de uso y aprovechamiento de estos recursos piscícolas.

Inmediatamente, se estableció un dispositivo de servicio, dentro del cual una patrulla del Seprona de Hornachuelos se trasladó a la balsa, donde se pudo comprobar la veracidad de los hechos, llegando a identificar a un total de 12 pescadores acogidos a la "oferta". Haciendo uso de tiendas de campaña y con un número de cañas por pescador que rebasaba el máximo permitido, estaban acomodados a lo largo de la balsa en ejercicio de sus "derechos" abonados. Algunos de ellos tenían la documentación necesaria en regla, otros tenían las licencias caducadas o les faltaban de otros documentos, como el seguro obligatorio de responsabilidad civil del pescador.

Todos ellos manifestaron que, en el establecimiento de venta de artes de pesca de Hornachuelos -donde abonaron el precio estipulado- fueron informados de que, al tratarse de una propiedad privada allí no iba a acceder nadie que pudiera identificarles o sancionarles. Además, por el hecho de pagar, adquirían el derecho a hacer lo que quisieran, sin tener en cuenta las normas reguladoras de esta actividad.

Mediante las capturas obtenidas por los pescadores, pudo comprobarse la fauna piscícola existente en el interior de la balsa, especies autóctonas como el barbo común y alóctonas como la carpa común o el Black bass, todas ellas introducidas en el medio acuático sin la autorización expresa basada en criterios científicos y biológicos, desconociéndose asimismo el lugar de procedencia de las mismas.

Como consecuencia de la intervención policial, se procedió a formular las correspondientes denuncias, a los pescadores allí presentes por, en su caso, pescar sin licencia en vigor, tarjeta del pescador, seguro de responsabilidad civil o pescar con más de dos cañas por pescador. En todos los casos se les denunció por ejercer la pesca en aguas no habilitadas para dicho ejercicio, quedando las artes de pesca depositadas a sus propietarios, a disposición del Delegado Territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.

Asimismo, la Guardia Civil procedió a la instrucción de los pertinentes expedientes de denuncia al promotor de la instalación por provocar reacciones en el público que alteren o puedan alterar la seguridad ciudadana y desobedecer los mandatos de la Autoridad o sus agentes; obstruir la labor inspectora de los agentes de la autoridad en el ejercicio de las funciones previstas; y permitir y fomentar la pesca en aguas no continentales carentes del exigible Plan Técnico de Pesca.

Etiquetas
stats