El Covid-19 concede una pequeña tregua a Córdoba

Ambulancia preparada para un test rápido de Covid-19 | ÁLEX GALLEGOS

Tras la tempestad viene la calma. El refrán esta vez es más idóneo que el día anterior. Al menos en lo que se refiere a Córdoba, al contrario que para Andalucía. Pero todavía es pronto para dejarse llevar por el optimismo pues el Covid-19 es aún agente extraño difícil de predecir. Lo cierto es que esta vez el alivio lo obtiene la provincia y no tanto la comunidad autónoma, como tampoco la inmensa mayoría de territorios de ésta. Muy satisfactorio es por cierto el apunte de Málaga, principal foco en la región del contagio por el coronavirus con origen en Wuhan (China). El caso es que este lunes los partes oficiales reflejan una importante mejoría cordobesa en la lucha contra la enfermedad al producirse el mejor registro en global desde el 12 de marzo con el aumento más bajo de su entorno más próximo -junto con Huelva- y con un porcentaje mínimo de subida.

El Covid-19 concede una pequeña tregua a Córdoba. No es una simple licencia sino la realidad. Sobre todo después de padecer el mayor repunte de positivos desde que se conociera el primero. Fueron 37 los nuevos pacientes que acumuló la provincia con un aumento de un 25,9% y de un 17,2% dentro del global autonómico. Un día después el guarismo decrece hasta los 11 afectados, lo que supone un crecimiento de apenas un 6,2%. A nivel numérico, ésta es la tercera subida más leve de la provincia en el tiempo de incidencia en ella del coronavirus. Porcentualmente, es la mínima desde el primer positivo. Aunque en este sentido es necesario matizar que el incremento de más de un 50% que tuvo lugar el 11 y el 12 de marzo lo fueron por la escasa cifra de enfermos: de uno se pasó a dos y de dos a tres.

Además, el aumento de este lunes se produce de manera que sólo supone un 4,7% del total andaluz. El domingo este apunte fue, como quedó mencionado, de un 17,2%. De esta forma, Córdoba cierra la jornada más positiva en global desde el 12 de marzo, dos días después de que Gobierno y Junta notificaran el primer caso. Correspondió el contagio inicial a un ciudadano italiano de 26 años que estaba de visita en la capital. Desde entonces, los peores registros se dieron el viernes 13 con 15 nuevos pacientes y el pasado martes 17 con 27, amén del cierre de la semana precedente. En el primer parte fue porque el guarismo se elevó de 3 a 18 y en el segundo porque fue el más alto hasta los 37 más recientes hasta la fecha.

Por si fuera poco, la provincia sólo sufre un deceso más en relación al último dato. El crecimiento es de tres a cuatro, un hecho éste que sin embargo tiene su contrapunto en un leve ascenso en la tasa de letalidad. Si el domingo era de un 1,7% este lunes se va al 2,1%. Al respecto no está más de recordar que la negatividad de este apunte es relativa pues depende de la proporción entre fallecimientos y total de confirmaciones: no suponía lo mismo tres de 180 que cuatro de 191. No es el único matiz que debe de realizarse en esta materia. Por un lado, la cuarta defunción se produjo en realidad la tarde del día anterior pero no entró en informes oficiales hasta el conteo actualizado. Y por otro, después de conocer las cifras aportadas por las autoridades tuvo lugar una quinta muerte con coronavirus. Fue la del historiador y cofrade Pedro Pablo Herrera. Si no se añadieran más positivos, la mortalidad crecería hasta el 2,6%.

Más allá de las últimas aclaraciones hechas, lo que está claro es que el Covid-19 da una pequeña tregua a Córdoba. Curiosamente esta circunstancia tiene lugar cuando el país atraviesa la que se prevé su peor etapa de la pandemia. También la jornada en que Andalucía registra un leve repunte respecto de las dos anteriores. Tras cerrar el fin de semana con subidas de 228 y 210 nuevos casos este lunes registra una de 236, lo que significa un incremento porcentual de un 13,7%. Del mismo modo, el resto de las provincias de la región vive un día negativo en mayor o menor medida. Todas salvo Málaga, por cierto. El principal foco de la enfermedad en la comunidad comienza a ver como su curva se aplana con unos registros recientes de aumentos menores respecto de los conocidos con antelación. En esta ocasión son sólo los 15 pacientes que suma el territorio que capitaliza la Costa del Sol. Aun así, su tasa dentro del total andaluz es el más elevado al acumular hasta 520 afectados de 1.725: esto es un 30,2%.

El caso opuesto al de Málaga, como refleja uno de los gráficos aportados en el análisis de este lunes, es Granada. Esta provincia se convierte de unos días a esta parte en el epicentro del coronavirus en la región. Su último registro es de 39 confirmaciones, por mucho que sólo se traduzca en un aumento de un 11,7%. El territorio nazarí alcanza un número global de 374 casos, que son el 21,7% del general andaluz. La peor parte esta vez sin embargo se la llevan Sevilla, Cádiz y Jaén, que padecen crecimientos diarios de 56 contagios en la primera y de 44 en las dos siguientes. Por cierto, que la última supera a Córdoba y se convierte en la cuarta con más afectados.

Etiquetas
Publicado el
23 de marzo de 2020 - 20:15 h
stats