Córdoba no quiere perder el tren de la logística y busca presentarse ante Europa como punto clave

Ferrocarril de mercancías en Córdoba | MADERO CUBERO

La provincia de Córdoba mueve, al año, diez millones de toneladas de mercancías. A día de hoy, casi el 100% de esas mercancías llegan por carretera, a través de camiones y furgonetas. Europa quiere cambiar la forma en que se mueven las mercancías por el continente, e ir frenando cada vez más el transporte por carretera (por la contaminación y la escasez de combustibles) para priorizar el que se hace por ferrocarril. Y es ahí donde Córdoba no quiere perder el tren. Este viernes, la sala de comisiones del Ayuntamiento de Córdoba ha acogido la presentación de un informe elaborado con el asesoramiento de Antonio Sánchez, un experto en logística contratado por el Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo (Imdeec) para fijar qué es lo que hay que hacer para que la ciudad y la provincia no vuelvan a perder otro tren más.

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha presentado un informe en el que han participado la patronal, con CECO y la Cámara de Comercio, y los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO. La regidora apostó por la necesidad de que Córdoba "no pierda este tren". Así, sostuvo que la ciudad debe alzar la voz en los proyectos de construcción de los dos grandes corredores ferroviarios que atravesarán la Península y que serán financiados por Europa: el Atlántico y el Mediterráneo. Los dos convergen en Córdoba. "Nuestra preocupación surgió al comprobar cómo distintos territorios estaban presionando para acelerar inversiones en tramos que más le afectan. Un temor para que esas presiones no consigan que las aspiraciones de Córdoba queden en un segundo lugar", dijo.

Antonio Sánchez, durante más de 40 minutos, ha detallado el contenido de un informe que resumió en que "Córdoba tiene potencial", la ciudad "no es un desierto" y cuenta además "con recursos disponibles". "Córdoba tiene potencial para dar servicio a una amplia zona de la Costa del Sol, el Valle del Guadalquivir y Extremadura", dijo. "Córdoba no es un desierto. Tiene una actividad productiva importante", dijo, al tiempo que destacó que "el ferrocarril apenas se usa en la provincia", que Europa lo va a incentivar y que la ciudad tiene que estar ahí.

"Tenemos que tratar de hacer que la provincia de Córdoba coja el tren y use el ferrocarril". "Córdoba tiene potencia y recursos logísticos. En otros sitios son voluntades", expresó Antonio Sánchez. Puso un ejemplo: la ciudad dispone de una de las cuatro terminales ferroviarias que hay en Andalucía (Sevilla tiene dos, una colmatada, y otra está en San Roque), aparte de un área logística en El Higuerón. "Hay suelo", dijo. 400.000 metros cuadrados disponibles, más el que hay en la terminal de ADIF y el que se puede construir y disponer en los próximos años.

Antonio Sánchez detalló cómo en Europa están cambiando los canales de distribución de mercancías. En el año 2011, China fletó un tren que llegó a la Península Ibérica. De vuelta, el tren se fue cargado (en Alemania) de aceite de oliva. A día de hoy, es más rápido y barato el transporte por ferrocarril dentro del continente. Y menos contaminante.

Pero, ¿qué es lo que hace falta? Para empezar, según el informe, presionar a Europa para que actúe en las infraestructuras que afectan a la ciudad. El ferrocarril de mercancías se desarrollará sobre las líneas convencionales que se han ido abandonando con la puesta en servicio de la alta velocidad. En Córdoba convergen los dos ramales, el Mediterráneo y el Atlántico, que llegan a Madrid y de allí una se dirige a Irún y otra a Girona. Por eso, Antonio Sánchez reclamó que hacen falta inversiones para que a la ciudad puedan llegar trenes de hasta 750 metros de longitud de una manera rápida. "Son muchas pero pequeñas intervenciones", sostuvo.

Las tres propuestas

Antonio Sánchez concretó estas tres propuestas. Propuestas: "La primera es fortalecer el Puerto Seco y el complejo de oportunidad que resulta de la suma. Hay que llenar el área logística. La terminal logística tiene un reto muy importante: que vayan cargas allí. Ahora hay dos trenes semanales, más otros dos o tres que hacen cargas parciales en Córdoba. Tenemos que lograr más", dijo.

"La segunda gran línea de trabajo, la más genuina de este trabajo, es que se realicen las inversiones que correspondan en los acondicionamientos de las redes ferroviarias que pasan por Córdoba. Hay que concretar esas iniciativas, hay que cuantificar, hay que programar y ejecutar. Si eso no se hace, el día que llegue un tren de 750 metros no podrá entrar en Córdoba", lamentó.

"Las intervenciones en infraestructuras requiere que se nos quiten obstáculos en líneas que hoy son usadas para mover productos. Todo lo que se mueve del Campo de Gibraltar a Cataluña llega por el corredor Mediterráneo donde el ancho convencional va a desaparecer y se va a sustituir por ancho europeo. Eso es un tapón que obliga a que las mercancías de Córdoba tengan que desviarse por Madrid. Es más tiempo y dinero", sostuvo.

Por último, detalló una "tercera y última propuesta" que "va dirigida a algo que es más propio de la ciudad y la provincia": que todos los operadores que intervienen en el ámbito logístico "que son una multitud trabaje al unísono, se conozcan", y que exista "cualificación" de recursos humanos.

"¿Qué renta más, operar con camión o ferrocarril?", se preguntó Sánchez, que hizo un ejercicio de "economía ficción" con la "futura conexión con China".

Ahora, el Ayuntamiento tiene un manifiesto y espera lograr la unanimidad de todas las formaciones. La alcaldesa explicó que la idea es llevar este documento, como un manifiesto, al Pleno del próximo mes de enero, para conseguir así el respaldo de todas las formaciones.

En este sentido, el secretario general de UGT, Vicente Palomares, reclamó que este asunto salga de la batalla política y se trabaje unánimemente por él. El presidente de la Cámara de Comercio, Ignacio Fernández de Mesa, reclamó que la ciudad deje de ser "un sitio de paso". Antonio Díaz, de CECO, sostuvo que los empresarios "no nos hemos quitado la gorra de la logística" y que esta es "el aceite fino que lubrica los motores de las empresas". Marina Borrego, de CCOO, reclamó que gracias a ella se genere "empleo digno".

Etiquetas
stats