Córdoba Apetece también se parte

Fundadores de Córdoba Apetece.

La guerra intestina que sufre el sector turístico de Córdoba a cuenta del debate sobre la organización de los veladores en la ciudad se agudiza. Los pesos pesados de la hostelería en la Asociación de Profesionales del Turismo Córdoba Apetece desautorizan a la dirección de la organización, presidida por el también hostelero Alberto Rosales, según han avanzado a este periódico fuentes internas. La razón última es el total desacuerdo de los empresarios con su presidente, quien se ha negado a negociar con el Ayuntamiento los términos de un acuerdo sobre las polémicas terrazas de bares y restaurantes que enfrentan a empresarios, vecinos y Consistorio.

En número, el sector crítico opuesto a Rosales supone alrededor de la mitad de los representantes hosteleros. Pero juntos, son también la gran mayoría de los negocios con terrazas y veladores de Córdoba Apetece: Mercado Victoria, la finca El Capricho, Ágora, Grupo La Carbonería y Doble Cepa. Es decir, los más afectados por la enconada relación que ha venido sufriendo el sector.

La última nota de prensa de Córdoba Apetece criticando la reunión de la Mesa de Veladores del miércoles fue la gota que colmó el vaso de su paciencia. En el comunicado, Rosales alertaba del “desconcierto” que ha generado en el sector el anuncio de un decreto municipal acordado en la mesa de negociación y que implica desmantelar aquellas terrazas que no cumplan las ordenanzas. Rosales criticaba, asimismo, que el decreto “ni siquiera se ha hecho público y que hemos conocido de su existencia a través de la prensa”.

Sus críticos le responden: “Cordoba Apetece es una asociación civil que representa diferentes sectores pero bajo ningún concepto representa a la hostelería y, menos aún, a los que tienen problemas con los veladores”, señalan los empresarios. Y ahondan: “Alberto Rosales no tiene autoridad para hablar del tema de los veladores cuando fue él quien se levantó de la mesa hace seis meses sin indicar el porqué y no ha estado al tanto de las ultimas propuestas y decisiones adoptadas”.

Los empresarios afirman que “el decreto” acordado con el primer teniente de alcalde y delegado de Urbanismo y Turismo, Pedro García, solo “va a afectar a los que incumplen la ley y la asociación debería estar para ayudar y asesorar a los hosteleros, no para defender las ilegalidades”, insisten.

Por último, al sector crítico le ha dolido especialmente que en la Junta directiva de este jueves se haya celebrado “a puerta cerrada” y que, a pesar de pedir cuentas al presidente por “su falta de diálogo” en el debate sobre los veladores, “no hayamos obtenido respuesta”.

Esta es una nueva fase dentro de la profunda división que vive la patronal hostelera aglutinada en una nueva entidad llamada Hostetur, de la que Rosales fue vicepresidente hasta ser destituido y excluido de la nueva junta directiva. La primera decisión de la nueva cúpula fue abandonar Fides, el clúster estratégico del sector turístico. Este ente fue ideado hace más de un año por el propio Rosales junto al presidente de los comerciantes, Rafael Bados. Los dos se encuentran directamente enfrentados con el presidente de Hostetur, Francisco de la Torre, a cuenta de la decisión de éste de sentarse a negociar con el Ayuntamiento el tema de los veladores.

Etiquetas
stats