El consumo de renovables cayó en Córdoba un 11%, según la Agencia Andaluza de la Energía

Instalación de placas solares | PIXABAY

El consumo de energías renovables cayó un 11,7% en la provincia de Córdoba durante el año 2018, según refleja la publicación Datos Energéticos de Andalucía 2018, que acaba de publicar la Agencia Andaluza de la Energía, entidad adscrita a la Consejería de Hacienda, Industria y Energía.

Se trata de un documento de referencia que la Agencia elabora cada año siguiendo la metodología establecida a nivel europeo por la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), en el que da a conocer las necesidades energéticas del territorio y su estructura, y en el que se realiza un análisis detallado de la situación de la comunidad autónoma andaluza, recabando y contrastando más de 3.000 datos anuales tanto propios como provenientes de más de 40 empresas y organizaciones.

Así, según este informe, el 34% de toda la electricidad generada en Andalucía en el año 2018 procedió de energías renovables, lo que equivale al 35,2% de la demanda de energía eléctrica de la región. Por provincias, el consumo final de energías renovables creció notablemente en Huelva -un 66,8%, por el mayor consumo de biodiésel- y muy ligeramente en Cádiz, con un 0,5%. Por contra, disminuyó en Jaén (-15,7%), Córdoba (-11,7%), Granada (-7,1%), Sevilla (-1,7%), Almería (-1,1%) y Málaga (-0,7%).

En cuanto al consumo de productos petrolíferos, aumentó de manera significativa en Granada un 6,1%, en Sevilla un 5,4% y en Córdoba, un 4,8%. En menor medida creció el consumo en Jaén un 3,4%, en Málaga un 2,6% y en Almería un 2,4%. En el lado contrario, se redujo el consumo en la provincia de Cádiz un 4,9% y en Huelva un 2,8%.

El consumo final de energía eléctrica en 2018 se incrementó un 1,5% respecto a 2017, cifrándose en 34.670,6 GWh (gigavatios hora). A este incremento contribuyen todas las provincias salvo Jaén, que experimenta una reducción del 2,1% y Sevilla, con un descenso del 0,7%. Destacan las provincias de Almería y Córdoba por un mayor aumento, 4,1% y 3,4%, respectivamente. También subió el consumo de electricidad en Cádiz un 2,3%, Granada con un 2,2%, Málaga con otro 2,2% y Huelva, un 2,1%.

Por su parte, el consumo de gas natural se redujo en Cádiz un 13,2%, en Córdoba un 8,6%, en Almería bajó un 3,9% y en Jaén un 3%, mientras que aumentaron su consumo Granada (4,1%), Málaga (3,9%), Sevilla (3,1%) y Huelva (2,3%).

Según el informe, el año 2018 ha estado marcado por una menor generación eléctrica procedente de fuentes renovables en toda Andalucía, un 9,5% inferior a la del año anterior, situándose en 12.187,2 GWh (gigavatios hora). Esto se ha debido a diversos motivos, entre los que se encuentra la menor disponibilidad de recursos por factores climatológicos y la reducción de la potencia instalada de biomasa, producida por paradas de mantenimiento en las centrales.

La única tecnología que ha aumentado su producción eléctrica ha sido la hidráulica, que se incrementó en 256,4 GWh (un 49,1% más). La energía solar fotovoltaica disminuyó un 6,9% (110,9 GWh), la termosolar descendió un 16,5% (424,7 GWh), la biomasa lo hizo un 4% (61,8 GWh) y la eólica se redujo un 13% (939,4 GWh). Así, la potencia renovable supuso el 38,8% (6.103,8 MW) del total del parque generador andaluz en 2018.

El análisis de la situación energética de Andalucía de ese año también muestra que en términos de consumo final (el consumo de energía eléctrica y térmica en la industria, transporte, agricultura, pesca, hogares y sector servicios) se ha producido un aumento del consumo de productos petrolíferos y energía eléctrica, debido, fundamentalmente, al mayor incremento de demanda de energía del sector transporte y los hogares.

En términos de energía primaria renovable (energía que no ha sido sometida a ningún proceso de conversión y se encuentra en su forma natural), la biomasa -incluidos los biocarburantes- sigue siendo la fuente que más aporta al total, con un 42,1%, junto con la termosolar, que representa un 33,2%. Ambas aportaron el 75,3% del consumo primario renovable.

Por sectores de actividad, transporte y residencial incrementaron un 3,8% y un 2,1%, respectivamente, su consumo respecto a 2017. Por su parte, disminuyó un 3,9% el consumo en la industria, se redujo un 1,6% en el sector primario y un 0,5% en el sector servicios.

El 39,7% del consumo total de energía final en Andalucía se da en el sector transportes y se sitúa en 5.176 ktep. Los derivados del petróleo, con un 94,4%, son los combustibles más usados, aumentando un 2,8% respecto a 2017. El consumo de biocarburantes también ha crecido un 25,7% y la energía eléctrica un 1,6%, mientras que se reduce un 4,6% el consumo de gas natural.

Respecto a la demanda eléctrica, disminuye un 11% en el sector primario (174,5 GWh) y en servicios (un 0,1%, 7,3 GWh). Destaca el crecimiento del sector residencial con un 3,5% (469,6 GWh) y la industria, con un 2,6% (204,5 GWh). En menor medida, crece el consumo del sector transporte un 1,6% (3,7 GWh).

Las emisiones de CO2 asociadas al uso de combustibles fósiles descendieron ligeramente en Andalucía en 2018 un 0,4% respecto al año anterior, estimándose en 42.098,6 kilotoneladas. El consumo de productos petrolíferos y, en particular, los gasóleos de automoción, siguen liderando el grueso de las emisiones, con más de la mitad de las mismas (51,8%). El sector transporte encadena alzas en las emisiones desde el año 2014.

Etiquetas
stats