Consejos para llevar una dieta mediterránea

Plato de salmorejo cordobés con jamón y huevo.

Llevar una alimentación saludable es uno de los propósitos más habituales de los ciudadanos, aunque para algunas personas no siempre es sencillo adquirir consciencia sobre en qué consiste este tipo de alimentación para poder llevarla a cabo de manera habitual.

Internet ha marcado un antes y después en el mundo de la alimentación gracias a que existen diferentes páginas, blogs o foros en los cuales se puede encontrar información nutricional adecuada que favorezca el aprendizaje a largo plazo de aquellos que buscan llevar una vida sana.

Entre las dietas más sanas que existen está la denominada Dieta Mediterránea, típica de muchas zonas de la península. Esta dieta se caracteriza por que se puede comer todo tipo de comida siempre y cuando se incluyan alimentos sanos y sin refinar, pues se basa en la ingesta de verduras, frutas, legumbres, carnes magras y ciertos carbohidratos integrales o arroces.

La dieta mediterránea es una dieta perfecta y segura para todas las personas, dado que su gran variedad de alimentos permite que cada quien la adapte a sus gustos y necesidades. A lo largo de las diferentes provincias existen platos típicos de cada región en los cuales quedan patente los ingredientes más habituales. Por suerte, gracias al Internet se pueden encontrar cientos de recetas en Delicista.es, así que ya no hay excusa para no alimentarse de manera correcta. En blogs como el anteriormente mencionado se puede encontrar una gran variedad de platillos sanos que sirven como inspiración para organizar el menú diario.

Beneficios de la dieta mediterránea

Llevar una dieta mediterránea aporta innumerables beneficios para la salud, entre los más importantes se encuentran los siguientes:

Ayuda con el control de la obesidad

Un estudio del Instituto Catalán de la Salud (ICS) ha demostrado que la promoción de la dieta mediterránea consigue disminuir el riesgo de padecer obesidad, debido a que promueve una alimentación libre de azúcares y elevada en frutas, verduras y proteínas magras como el pescado, la carne blanca y el huevo.

Previene la diabetes

Esta dieta es rica en frutas, verduras y productos de temporada. Este tipo de alimentación elimina el riesgo de padecer diabetes, dado que no produce en el organismo alteraciones en la insulina.

Previene enfermedades cardiovasculares

Ayuda con la prevención de enfermedades cardiovasculares, y es que en la dieta mediterránea se utilizan grasas buenas como la del aceite de oliva y se incentiva el consumo de pescado azul, rico en Omega 3.

Al ser una dieta con un alto contenido en frutas y verduras, suele aportar una gran cantidad de fibra y antioxidantes, dos condicionantes que previenen este tipo de enfermedades.

Ideal para deportistas

Como se ha podido comprobar, la dieta mediterránea es muy completa, pues admite todos los tipos de alimentos, desde proteínas, grasas, verduras, frutas y cereales. Esto la hace ideal para aquellas personas que realizan deportes de alta intensidad, pues les permite llevar una alimentación muy variada y rica en todos los nutrientes que necesitan para conseguir energía.

Recetas mediterráneas

Existe una gran variedad de platos dentro de la dieta mediterránea, todos elaborados con alimentos de primera calidad. A continuación, se explicarán cuáles son los más populares y cómo prepararlos de manera sencilla:

Receta de Salmorejo Cordobés

La receta de el clásico plato de salmorejo cordobés es muy sencilla. Es un plato típico de Andalucía y suele prepararse con frecuencia en verano, pues se trata de una clase de sopa fría elaborada a base de tomate. Es primo hermano del Gazpacho, pero más espeso y con menos ingredientes.

Ingredientes:

  • 1 kilo de tomates pera maduros
  • 200 gramos de pan blanco (del día anterior)
  • 100 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de sal
  • Guarnición: huevo duro y jamón

Elaboración:

  1. Se pone a remojar el pan en un poco de agua.
  2. Se tritura el tomate junto con el ajo, el aceite, la sal y el pan previamente escurrido.
  3. Una vez esté todo mezclado y finamente triturado, se sirve en un cuenco y se acompaña con jamón a taquitos y huevo duro picado.

Pescaíto frito

Un plato típico andaluz elaborado a base de pescado fresco y harina. Es un plato muy recurrente, pues puede consumirse tanto en base como en la propia casa dada su facilidad y sabor.

Ingredientes:

  • 1 kilo de pescado (boquerones, cazón, chocos, merluza, etc.) al gusto
  • Harina de trigo normal
  • Harina de garbanzo (opcional)
  • 1 litro de aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

  1. El pescado elegido debe limpiarse a fondo.
  2. A continuación, se reboza en la mezcla con las dos harinas y se va friendo por tandas en aceite de oliva virgen extra. Una vez fritos se dejan escurrir sobre papel absorbente y se salan.

Es muy sencillo y puede acompañarse con un poco de zumo de limón para aportar un toque de frescura.

Etiquetas
stats