Las comidas de empresa apenas experimentan un “mínimo repunte”

.
Hostecor explica que la crisis aún se deja notar y el número de celebraciones organizadas por compañías en estas fechas se mantiene con respecto a años anteriores

¿Ya ha celebrado con sus compañeros de trabajo la tradicional comida de Navidad? ¿La tiene pendiente para los próximos días? ¿O lo tradicional en los últimos años es que no exista tal comida? Esta última respuesta parece que se ha establecido en el panorama de las celebraciones de empresa que, en los últimos años y motivada por la crisis, ha desaparecido del calendario de muchas compañías.

Según la asociación de empresarios de hostelería de Córdoba, Hostecor, la situación en esta Navidad de 2015 es similar a años anteriores. “Estamos en el mismo ratio del año pasado”, explica su presidente, Francisco de la Torre. “Si acaso hay un mínimo repunte que no podemos tomar como algo muy llamativo ni positivo”, añade sobre unas celebraciones que, para poder ofrecer cifras concretas, aún esperan a los rezagados de última hora que apuran para realizar sus reservas al último día, con la vista puesta en los días previos a Nochebuena como “la semana más fuerte” en este sentido para los establecimientos.

Los hosteleros han visto cómo ha habido una mayor petición de presupuestos para esas comidas de empresa, aunque finalmente las reservas cerradas no han aumentado con respecto a la Navidad pasada, cuenta De la Torre. “Desde el punto de vista empresarial siempre hay expectativas de que la situación vaya a mejor”, pero ese horizonte de los hosteleros se vuelve a topar con la realidad de la crisis.

“Confiamos en que cuando salgamos realmente de la crisis las empresas empiecen a funcionar” y a aumentar el número de reuniones empresariales en restaurantes por estas fechas. De momento y para este año como en los últimos, los responsables de restaurantes y tabernas han vuelto a ceñirse el cinturón “ofertando precios de menús lo más ajustados posible”, en un abanico que puede ir entre los 18 y los 45 euros de término medio, en función del establecimiento y de los platos y productos que compongan el menú.

Eso sí, quien no tiene comida o cena de empresa no siempre se queda en casa. “Las empresas optan por no hacerla pero luego los compañeros y amigos se reúnen por su cuenta”, dice De la Torre sobre una manera de sustituir el encuentro organizado de empresa por una quedada informal entre los más allegados que pasan todo el año trabajando codo con codo. La cosa es no dejar de celebrarlo, un año más.

Etiquetas
stats