La cárcel corta el grifo y abre pozos para ahorrar en agua

Prisión de Córdoba. | MADERO CUBERO
En 2014 el consumo total de agua ha sido un 14,3% que en 2012 mientras que el ahorro económico en el mismo periodo ha sido del 14,8%

La cárcel de Córdoba está restringiendo el acceso de agua corriente para ahorrar económicamente. Entre otras medidas la prisión ha ido abriendo pozos para tratar de captar recursos naturales para usarlo en labores de limpieza y regadío (nunca para el consumo). Según informa el Gobierno en una respuesta parlamentaria al diputado del PSOE Antonio Hurtado, en 2014 el consumo total de agua ha sido un 14,3% que en 2012 mientras que el ahorro económico en el mismo periodo ha sido del 14,8%.

El Gobierno informa que desde la Subdirección General de Servicios Penitenciarios se contrató en 2013 un servicio para el estudio de mejora de la eficiencia del consumo de agua en el Centro Penitenciario de Córdoba, que ha motivado “la instalación de contadores generales y parciales de agua así como la monitorización del consumo de agua”.

Con respecto al agua proveniente de los pozos de captación subterránea, el Gobierno señala que se está utilizando para aquellas actuaciones que no requieren agua potable. “En la actualidad, esta red sólo abastece al regadío de zonas verdes (en su mayoría césped y arbustos), limpieza de patios de módulos residenciales, campo de fútbol, parking situado a ambos lados de la zona de control de accesos, parking del Cuerpo de Guardia, y zona de implantación (limpieza de contenedores y baldeo de porches, teniendo en cuenta los datos resultantes de las analíticas de uno de los pozos existentes en el centro, se está estudiando un proyecto que posibilite abastecer el consumo de agua a través de la mezcla de agua de la red y de los pozos, para lo que se ha contactado con el Distrito Sanitario de Córdoba, con la Unidad de Protección de la Salud, de la Junta de Andalucía y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, y en estos momentos se están valorando los requisitos necesarios para su viabilidad”, indica la respuesta parlamentaria.

Entre otras medidas de ahorro se ha establecido, en los distintos módulos residenciales, un horario restringido de agua caliente sanitaria. En la zona de cafetería, control de accesos y parking del cuerpo de guardia, se han sustituido los puntos de agua potable por puntos de agua de riego (pozos) para abastecer la limpieza de dichas dependencias.

Asimismo, y para reducir el caudal de descarga de lavabos y fluxores, se ha efectuado un “estrangulamiento” de las llaves de corte, de todos los módulos residenciales del centro. Se ha suprimido, también, el funcionamiento de determinadas lavadoras, en módulos de respeto y se ha desmontado el muelle de corte de las válvulas de descarga, reduciendo de esa manera el tiempo de descarga. Al objeto de evitar pérdidas de agua, diariamente se revisan y reparan las averías producidas en grifos y vlavykas. También se ha sustituido el agua de la red por agua de riego (pozos), en la zona del lavadero de contenedores y de baldeo de porches, situada en el muelle de implantación.

En todos los módulos se han anulado los grifos de agua potable utilizada para la limpieza de la planta baja y sólo está permitido la utilización de agua captada en la boca de riego de las calles, excepto en los módulos 7, 8 e Ingresos, ya que no disponen de grifos exteriores.

Por último, se realiza una supervisión periódica de los equipos y parámetros que rigen el funcionamiento de las calderas de agua caliente. Este circuito, ante su gran demanda, requiere una optimización de su funcionamiento para reducir al máximo el volumen de agua desperdiciado en las duchas para que salga caliente. Se ha seguido con la instalación de contadores en todos los módulos residenciales y talleres productivos, lo que ha permitido un control diario del consumo. Todos los grifos de los lavabos se han puesto temporizados, con cierre automático.

Etiquetas
stats