El Ayuntamiento suspende el programa para que los niños vayan andando a los colegios

Los primeros niños que estrenaron el Camicole, en el año 2013 | MADERO CUBERO

“De un día para otro”. Este jueves, las familias que han acudido a recoger a sus hijos a los puntos establecidos en el casco histórico de la ciudad se han encontrado con una sorpresa. “La monitora nos ha dicho que mañana [por hoy] se acaba el servicio”, detallaba Rosa Moreno, una de las madres que desde este curso se beneficia de un servicio que cuando se puso en marcha, en 2013, se consideró pionero.

El Camicole es un proyecto nacido en Córdoba con el objetivo de sacar los autobuses escolares del centro de la ciudad y también, en principio, de concienciar a los niños de que podían ir andando tranquilamente a sus centros escolares. Poco a poco, el proyecto fue cambiando. En la actualidad, no obstante, estaba dirigido por la Delegación de Educación, que subcontrató a una empresa de monitores para acompañar a los pequeños desde distintos puntos donde los dejaban sus padres o los autobuses hasta los colegios. Los padres y madres tienen la opción, eso sí, de seguir llevando a sus hijos en coche a los colegios. A día de hoy, la Delegación de Movilidad tiene concedidos unos 800 permisos de acceso a diferentes vehículos solo para dejar a los hijos en los colegios.

Actualmente, en Córdoba existen unos cinco puntos de recogida de niños, a los que acompañan los monitores. Los padres y madres dejan a sus hijos sobre las 8:30 y los recogen a las 14:30. Así se descongestiona el centro de atascos y también se fomenta la independencia de los pequeños y hábitos saludables a la hora de llegar a los colegios.

Este jueves, los padres, indignados, han acudido al Centro de Educación Vial del Paseo de la Victoria a pedir explicaciones. “Nos han comentado que al parecer sí hay presupuesto pero que un problema con la contratación ha paralizado el servicio”, asegura esta madre. “Nos parece indignante que nos comuniquen a los padres esta suspensión de un día para otro, cuando por lo visto sabían que tenían problemas desde el mes de noviembre”, señalan.

Desde la primavera del 2018 el Ayuntamiento está negociando con otras formaciones cómo recuperar el espíritu original del Camicole y mantener el servicio. Sin embargo, a pesar de las negociaciones, ha llegado el día en el que ha caducado el contrato sin que haya podido ser renovado. El Consistorio trabaja ya en recuperar un contrato que recuerda al del mantenimiento de los ascensores, cuando durante meses estuvieron averiados ya que no se había podido adjudicar el contrato.

A partir de este viernes, no obstante, a estos padres les quedará la opción de volver al coche o directamente coger a sus hijos de la mano, aparcar en los alrededores y dejarlos en la puerta del colegio.

Etiquetas
stats