El Ayuntamiento renuncia al Centro de Visitantes

Navas y Bellido en el centro de recepción de visitantes | MADERO CUBERO
El Consistorio desiste y no continuará con el concurso de adjudicación y, en el mismo paquete, rompe el convenio con la Junta, que ahora se encargará de toda la gestión.

Que se ocupe la Junta. El Ayuntamiento de Córdoba ha decidido cortar por lo sano y romper tanto el proceso de adjudicación para la gestión del Centro de Recepción de Visitantes, que ya tenía una empresa ganadora, al menos por puntuación, como el convenio que tenía suscrito con la Administración Regional. Por lo pronto, se suspende la puesta en marcha del edificio, prevista para hoy, hasta que haya un nuevo convenio o la Junta decida.

¿Cuáles son los motivos para esta decisión? La discrepancia por los usos es el principal y estriba en la divergencia de opiniones entre el Consistorio y la Junta. Los primeros apostaban p0r un uso público-privado que sirviera “para dinamizar” el edificio, los segundos se opusieron frontalmente a esa idea, plasmada en un pliego de condiciones, que, según la Junta, no respetaba las condiciones del convenio que ahora se rompe.

“En esas condiciones, totalmente público, la gestión para el Ayuntamiento era gravosa e inasumible”, ha explicado el teniente de alcalde de Hacienda y Gestión, José María Bellido, que ha relatado el proceso de negociación con la Junta que ayer, en conversación entre Elena Cortés y el alcalde, se enteró de la renuncia del Ayuntamiento. “Discrepamos del modelo de la Junta porque no estamos dispuestos a que los cordobeses tengan que pagar la gestión del edificio”, indicó.

Acerca pagar, el Ayuntamiento asume que la empresa más valorada en el concurso, Posicionamiento Mercantil 21 está en su derecho de reclamar los costes y gastos en los que ha incurrido para el proceso de licitación, así como las posibles litigiosidad que se puede generar, pero “si hubiésemos seguido adelante y adjudicado nos podrían reclamar el lucro cesante, esto es los beneficios y los ingresos que se esperaban obtener”, señaló Bellido.

El segundo de los motivos era que, pasara lo que pasara, la Junta tenía la última palabra sobre la gestión y los usos. Así figuraba en el convenio y esta circunstancia dejaba al Ayuntamiento “atado de pies y manos” ante la más que evidente impugnación del resultado del concurso o el inicio de los trámites para romper el convenio, que fue avanzado por la Junta el pasado 26 de abril, indicó Bellido.

¿Qué escenario queda ahora? Pues que todo depende de la Junta. La ruptura del convenio se concretará el viernes en la junta de gobierno local y, a partir de ahí, la Administración regional tendrá que formalizar qué quiere hacer con el edificio y suscribir un nuevo convenio con el Ayuntamiento, que, por boca de Bellido, aseguró que “al día siguiente  se instalarán los puntos de información turística y el traslado de las oficinas del Consorcio”. Conclusión: el eterno parón de los proyectos de ciudad.

Etiquetas
stats