El Ayuntamiento ofrecerá un servicio de catering a mayores en exclusión

.
El Ayuntamiento llevará la comida a los domicilios de los mayores de 65 años que tengan un nivel de renta bajo y movilidad reducida

La concejal de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba, María Jesús Botella, ha informado que la junta de gobierno local ha aprobado el servicio de catering a domicilio para mayores de 65 años, que cuenten con un nivel de renta bajo y con movilidad reducida que le impida acceder al servicio de comedor del Centro de Participación Activa.

Botella ha explicado que el servicio de comidas es una prestación básica y complementaria al Servicio de Atención Domiciliaria, por la que, mediante personal preparado y supervisado se presta con la periodicidad necesaria el almuerzo a personas, que por su especial situación así lo requiere y sea determinada por los trabajadores sociales de la Red Municipal de Centros de Servicios Sociales Comunitarios de Córdoba.

El objetivo es “ofrecer un servicio de catering a las personas mayores con riesgo de desatención y exclusión social para garantizar una alimentación sana y equlibrada que les permita mantener un ritmo de vida normal”, ha señalado Botella. En concreto, esta iniciativa va dirigida a personas mayores de 65 año, que vivan solas o convivan con alguna persona dependiente, presenten escaso apoyo familiar, movilidad reducida, bajos recursos económicos y otros indicadores evaluados por los trabajadores sociales.

En este sentido, Botella ha subrayado que “se trata de prevenir y mitigar situaciones de riesgo de malnutrición y accidentalidad en el sector poblacional de mayores de la ciudad y proporcionar a las personas mayores con carencia de recursos una alimentación saludable y de calidad, a través de dietas equlibradas ofrecidas por el servicio de catering”.

Igualmente, “se pretende potenciar e implementar hábitos alimentarios adecuados a la necesidad del servicio y mitigar la ausencia de servicio de comedor a los usuarios mayores por falta de centros de participación activa en su zona o a consecuencia de su reducida movilidad que le impide acudir a ellos”.

Dentro de las actuaciones que se enmarcan en este servicio, que se implantará desde el 1 de septiembre, se encuentran la detección de personas mayores con riesgo de malnutrición, estudio y valoración de las situaciones personales y familiares de los beneficiarios y selección de personas con riesgo de malnutrición.

Botella ha destacado el interés del gobierno municipal por las políticas sociales y la atención a las familias, especialmente a “nuestros mayores, promoviendo su autonomía personal, atendiendo las situaciones de dependencia, contribuyendo a su independencia económica y paliando situaciones de soledad no deseada”.

Etiquetas
stats