La autopsia revela que Mayte murió al caer por un precipicio de manera accidental

Dispositivo de búsqueda en Madrid | EUROPA PRESS

No fue un suicidio, sino un accidente. Esta es la principal conclusión de la autopsia realizada al cadáver de Mayte Cantarero, la joven de 27 años de Córdoba que desapareció el pasado domingo en Rivas Vaciamadrid. Según ha adelantado en exclusiva el diario El Mundo, la chica murió de manera accidental. Esta es ahora la principal tesis de la investigación.

Los resultados de la autopsia están en poder del Juzgado de Instrucción de Rivas Vaciamadrid encargado de la investigación. La clave para confirmar la tesis del accidente está en unas heridas que presenta su cadáver en el glúteo, que serían compatibles con que la joven se sentara al borde del terraplén y, por causas que se desconocen, perdiera el equilibrio y se cayera por el precipicio.

Además, también ha signos de que la chica trató de agarrarse con sus manos para no precipitarse, según la información adelantada por este periódico. Junto al cadáver se encontró el teléfono móvil de la chica y un paquete de tabaco, por lo que se sospecha que o bien trató de encenderse un cigarrillo o de hacer una foto antes de perder el equilibrio.

Los agentes que encontraron el cadáver de Mayte Cantarero y luego los médicos que certificaron su óbito observaron que el cadáver tenía golpes y magulladuras propios de una caída desde unos de los riscos de esa zona y aparentemente no presentaba ninguna puñalada, disparo o golpe intencionado.

Sobre las 11:00 de este jueves, el Equipo de Rescate e Intervención de Montaña de la Guardia Civil, que se incorporó este miércoles por la tarde en la búsqueda de Mayte, estaba sobrevolando la zona con un helicóptero cuando han observado un elemento en la parque de los cortados, muy cerca de la laguna del Campillo de Rivas, una zona de barrancos limítrofe con el término municipal de Velilla de San Antonio.

Entonces, se paralizó la búsqueda a pie y se accedió a este punto, donde localizaron el cuerpo sin vida de una persona que coincidía con las características de Mayte.

“Se trata de una zona muy abrupta, cortados verticales, zonas con gran verticalizada. Hay mucha maleza y sin calzado adecuado es peligroso. Es una zona muy difícil con masa arbórea que dificulta la visión. Hay cuevas, pozos y ayer se batió la zona. Posiblemente está a varios kilómetros de la zona en la que vieron a la joven por última vez los testigos”, ha dicho la portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, Mercedes Martín.

Los agentes, junto a efectivos de Protección Civil y Policía Local de Rivas-Vaciamadrid llevaban varios días rastreando el Parque del Sureste de Rivas. La búsqueda de esta joven de origen cordobés de 27 años se basaba en los testimonios de las últimas personas que la vieron en la zona de los Campamentos.

En declaraciones a Europa Press, la hermana de Mayte explicó que salió sin avisar de la casa de la urbanización en la que viven a las 17:00 del domingo y desde entonces no saben nada. “Solo se llevó el móvil, unos auriculares y el tabaco. Nunca se había fugado ni tenía motivos para ello. Además, siempre que iba a algún sitio le decía a su madre dónde no va a salir y siempre nos avisaba”, señaló.

La familia interpuso al día siguiente una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil, que lleva la investigación de la desaparición y ha establecido un dispositivo de búsqueda. El teléfono de la joven perdida dio tono hasta la 1 de la madrugada del lunes, que ya responde como apagado o fuera de cobertura.

Etiquetas
stats