La AUGC visibiliza en un libro la realidad sobre los suicidios en la Guardia Civil

.

“Visibilizar que el suicidio existe en la Guardia Civil”. Éste es el objetivo principal del libro ¿Todo por la patria?, un trabajo del psicólogo Daniel J. López en colaboración con la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). López no tiene relación alguna con el cuerpo pero, hace cuatro años, tuvo que tener contacto con la Guardia Civil. De esa situación de cercanía nació ¿Todo por la patria?, un libro en el que ahonda en el suicidio en la Guardia Civil y para el que ha realizado cerca de 1.000 entrevistas.

A lo largo del estudio, López ha esbozado cuál es la realidad por la que pasa un gremio en el que se han suicidado 52 guardias civiles en los últimos cinco años. López ha criticado el silencio en el que se ha sumido el cuerpo, sobre todo entre los altos mandos, que niegan una realidad palpable. “Me preocupa que en una España democrática no se pueda hablar de determinados temas pero éste no puede ser un tema tabú. Hablar de suicidio es totalmente necesario y preventivo”, ha apuntado. El clima laboral y familiar y cómo prevenir los suicidios también han formado parte del estudio de López.

Por otro lado, el psicólogo ha asegurado que “la Guardia Civil lleva a cabo estudios que luego no publica”. De hecho, los últimos datos dados a conocer son los del período de entre 2000-2004, resultados que permitieron arrojar un perfil del suicida: hombre, con una edad que roza los 37 años y que usaba su propia arma para suicidarse.

En los últimos 32 años, 447 guardias civiles se han suicidado, casi el doble de víctimas de terrorismo. Ante tal silencio del cuerpo, López ha apuntado que “es injusto que esto se sufra y se oculte por torpeza”. Además, a su juicio, “la Guardia Civil sigue teniendo unos recursos humanos más propios de otros siglos”, que “castigan” malas actitudes con cambios de destino.

Por su parte, el secretario de organización nacional de la AUGC, José Cabrera, ha asegurado que “la alta tasa de suicidos es una realidad”. En este sentido, ha comentado que “una vez un alto mando dijo que esta situación era mejor no hablarla por el posible efecto contagio que pudiera tener. Pero no es así. Callarlo no es la solución”. Además, Cabrera ha pedido que el servicio de psicología que actualmente atiende a los guardias civiles “sea un servicio ajeno de la escala de mando”.

El cuerpo de la Guardia Civil no sólo se ve afectado por los suicidios, sino también por el acoso, hecho que también niegan en el gremio. “Sin sonrojarse dicen que no hay acoso en la Guardia Civil pero no porque no haya, sino porque el proceso de denuncia tiene que pasar por muchos mandos, entre los cuales se puede encontrar la persona acosadora”, ha explicado Cabrera.

Etiquetas
stats