Asaja prevé una campaña del girasol buena en producción, pero escasa en rentabilidad

Un campo plantado de girasoles.

La organización agraria Asaja Córdoba prevé que la campaña del girasol en la provincia logrará "una excelente producción, debido a las buenas condiciones meteorológicas", pero tendrá una "escasa rentabilidad", lo cual "pone en peligro la continuidad del cultivo, por el bajo valor de los ingresos en la venta de la cosecha", ya que el precio que percibe el agricultor está por debajo de los costes de producción, que se sitúan en torno a los 480 euros por hectárea.

A este respecto y en un comunicado, el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha explicado que en la provincia se suelen producir unos 1.300 kilos por hectárea, mientras que en países como Francia esa productividad llega a los 2.000 kilos por hectárea y en los principales productores de Europa, como Rumanía o Ucrania, "la producción es de 4.000 kilos por hectárea".

Como dato positivo, Fernández de Mesa ha señalado que, "este año se ha mantenido prácticamente la misma superficie de cultivo" de girasol en la provincia de Córdoba, "poniendo freno así a una tendencia de cinco años", en los que el girasol ha ido "perdiendo terreno en detrimento de cultivos alternativos, como la colza o el almendro".

De hecho, el pasado año 2019 se produjo una reducción del tres por ciento en la superficie cultivada de girasol en la provincia, y en la campaña anterior se detectó una disminución del 15 por ciento, "debido a su escasa rentabilidad".

La superficie cultivada este año supera las 27.500 hectáreas en la provincia, repartidas principalmente por los términos municipales de Córdoba, La Carlota, Fernán Núñez, Castro del Río, Espejo, Montilla y Cañete de las Torres.

Por otro lado, Fernández de Mesa ha subrayado que "se trata de un mercado bastante cerrado, en manos de muy pocas empresas, que lo controlan dependiendo también de los mercados exteriores, poco controlables y en manos de menos empresas aún".

Etiquetas
stats