Arrancan las obras en el río Guadalquivir

.
La Confederación vuelve a limpiar el cauce a su paso por Córdoba, recuperará los embarcaderos históricos, intervendrá en los molinos y también en la Isla de las Esculturas, con unos trabajos que han empezado en la tarde de este martes

A finales del año 2013, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) sacó ocho toneladas de basura del cauce del Guadalquivir a su paso por Córdoba. Además, retiró 73.258 metros cúbicos de sedimentos (unas 150.000 toneladas) que se encontraban acumulados y que reducían sensiblemente la sección del cauce del río. En la intervención se limpió también gran parte de la vegetación. Ahora, tres años después, esta tarde la CHG ha iniciado los trabajos para volver a limpiar el cauce, retirar basura y lodos, y de paso actuar en la restauración del histórico embarcadero del río y también de zonas en las que no se intervino, como la Isla de las Esculturas.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha presidido el inicio oficial de los trabajos con una visita al embarcadero histórico, en el paseo de la Ribera. Al fondo del embarcadero, rodeado de una altísima vegetación, el río acumulaba hoy la suciedad de un cauce que ha sido bajo este verano. El olor tampoco es que fuera agradable.

El Gobierno intervendrá durante los próximos 12 meses en el río, en un proyecto que tiene un presupuesto cercano a los 600.000 euros y que es conocido como la "fase III" de la restauración del Guadalquivir. Se espera que al menos esta vez no se saque tanta basura. Tampoco está prevista una retirada masiva de los lodos del cauce, como la que se llevó a cabo en 2013. En total, en el cauce del Guadalquivir en Córdoba, la CHG ha previsto cuatro actuaciones concretas.

La primera de las intervenciones en la capital es la restauración ambiental de los aliviaderos existentes en el denominado Balcón del Guadalquivir, aguas arriba del Molino de Martos, con el objetivo de mejorar la incorporación de caudales de los mismos al cauce. Para ello, se va a conectar la salida del colector de Pedroches que, generalmente aporta aguas limpias procedentes de aportes subterráneos que capta a lo largo de su recorrido, con el aliviadero situado aguas arriba del Molino de Martos. Esta actuación comprende trabajos de desarbolado y desbroce, la excavación del canal de conexión previsto y la colocación de escollera de protección en la salida de los colectores y en las zonas donde se actúe y en las que no existe previamente un firme estable que permita el desplazamiento de los equipos de tierra. Los residuos vegetales obtenidos de la actuación serán astillados in situ e incorporados al suelo de las márgenes existentes contribuyendo, así, a mantener la fertilidad del mismo.

En segundo lugar, se prevé la restauración y el tratamiento silvícolas en el entorno del Molino de Martos. Con el fin de evitar efectos negativos de la vegetación sobre el restaurado Molino de Martos se ha previsto eliminar la vegetación existente en el contorno exterior del mismo en una franja de unos 5 metros de ancho mediante corta, desbroce, destoconado y trituración.

En tercer lugar, se prevé la restauración ambiental de la isla situada en el entorno del Cordel de Écija, aguas abajo del puente de San Rafael, frente al jardín botánico. Así, con el objetivo de mejorar la cubierta vegetal de esta isla se llevará a cabo la transformación de la misma introduciendo especies asociadas al hábitat de ribera natural del Guadalquivir. De esta forma, se pretende eliminar las agrupaciones de eucaliptos y la implantación de especies de ribera autóctonas, tanto arbóreas como arbustivas, siempre de acuerdo a lo establecido en el Plan de Revegetación.

En cuarto lugar, se van a restaurar los embarcaderos existentes en el Balcón del Guadalquivir (margen derecho) y en la zona del Cordel de Écija (margen izquierdo). Ambas zonas se encuentran inoperativas por la acumulación de lodo, para lo que se va a retirar el material depositado en la zona de influencia con el fin de recuperar el uso para el que estos embarcaderos fueron concebidos.

Las últimas crecidas que ha experimentado el río Guadalquivir han provocado que los lodos acumulados hayan inutilizado o empeorado el funcionamiento de diversas infraestructuras existentes en el cauce. Tras diversas reuniones mantenidas con la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Córdoba y el Organismo de cuenca, cada una de las administraciones se comprometió en llevar a cabo diversas actuaciones.

Etiquetas
stats