El acusado de agresión sexual a una prostituta defiende que la relación fue consentida

La víctima reitera su versión de los hechos y los forenses confirman las lesiones que denunció la mujer, de nacionalidad rumana

La sección tercera de la Audiencia Provincial celebró hoy vista oral contra E.S.P.R., un hombre de 35 años, que acudió como acusado por un delito de agresión sexual y otro de robo con violencia contra una mujer, de nacionalidad rumana, que se dedicaba a la prostitución en el entorno de la Torrecilla. La vista se celebró a puerta cerrada por expreso deseo de las partes.

Tras más de dos horas, el juez decretó el visto para sentencia, con posturas totalmente enfrentadas. El acusado, para el que el fiscal reclamaba una pena de once años que la acusación lo eleva a 17, negó todos los cargos y, aunque reconoció que mantuvo relaciones sexuales con la mujer, reiteró que éstas fueron consentidas y que en ningún momento robó, a punta de navaja, a la víctima para arrebatarle los cincuenta euros que le pagó por el servicio.

Del lado contrario, la mujer se ratificó en su denuncia. Esto es, que e acusado no quería ponerse el preservativo y que eso desembocó en un conficto en el que E.S.P.R. la agredió sexualmente y la obligó a practicar sexo oral sin protección. Junto a esto, la mujer reiteró que cuando trató de huir, le atacó con una navaja y le obligó a entregarle el dinero del servicio.

Según informaron fuentes letradas, los peritos forenses confirmaron ante el tribunal la veracidad de las lesiones que presentó la mujer en el momento de la denuncia, una cervicalgia. Por todos estos delitos, la Fiscalía reclama una pena de once años, siete por la agresión sexual y cuatro por el robo, aunque a última hora se planteó al tribunal la opción de rebajar la agresión sexual a un delito de coacciones, penado con dos años, más los cuatro del robo. La acusación particular mantuvo su petición y la defensa, la libre absolución.

Etiquetas
stats