‘Yes I am’, de Cacharel

.

‘Yes I am’ es el perfume. Inunda las marquesinas con la cantante y compositora Izzy Bizzu como estelar modelo. Intriga. Sorprende. Conquista. Es especiado y cremoso. Parece una barra de labios, pero no: es un Eau de Parfum de Cacharel, la apuesta ganadora de la firma francesa que cuatro décadas atrás, en 1978, conquistó las ventas y tocadores de medio mundo con su blanca y angelical Anaïs.

Esta primavera de 2018 Cacharel cabalga de nuevo a lomos del corcel imparable de la igualdad y el empoderamiento femenino. #YesIAm, la fragancia, es un reflejo de las aspiraciones de mujeres jóvenes que llevan el timón de sus vidas, tienen talento, proyectos, fuerza, distintos tipos de belleza, alegría e independencia, y lo saben.

La voz de Izzy Bizzu, sus canciones, ella, en definitiva, representa a la perfección este aroma nuevo que recorre el mundo. Quienes hayan diseñado ‘Yes I am’ han dado en la diana. Al menos conmigo ha funcionado.

El envase es ingenioso, coqueto y funcional. Además, una barra de labios que en realidad es un perfume, conecta con el juego de las apariencias y la atracción de lo misterioso. La oscuridad del cristal ahumado violeta casi negro y el pulsador rojo en la parte del carmín, funcionan como una tentación final casi irresistible. Sin embargo, un perfume es un perfume y se mide sobre nuestra piel; es decir: nos gusta mucho, algo, un poco o muchísimo.

Las credenciales de ‘Yes I am’ son de solvencia y personalidad propia. Es una fragancia de la familia olfativa Oriental Floral creada por Honorine Blanc (libanesa afincada y formada en París) y Christophe Raynaud, creadores de perfumes como Black Opium de Yves Saint Laurent, la línea de fragancias de Juicy Couture, Marc Jacob (Pear Splash) Calvin Klein o incluso una versión de Insolence de Guerlain. Las notas de salida de ‘Yes I am’ son frambuesa, mandarina, bergamota y limón (lima ácida); las de Corazón, flor de jengibre, gardenia, jazmín, ámbar, flor de azahar del naranjo y rosa; y las notas de fondo son cardamomo, leche, sándalo, Amberwood, benjuí, caramelo, cumarina, regaliz y vainilla.

La tendencia especiada, dulce, cremosa y oriental ha llegado para quedarse. Triunfan ‘Yes I am’ y las mujeres como Izzy Bizzu. Efectivamente, yes we can.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
14 de abril de 2018 - 02:24 h
stats