Mamá, ¿qué ha pasado en Londres?

.

En la actualidad, por desgracia, los atentados están a la orden del día. Los que más aparecen en la tele son los que ocurren en occidente, ya que nos volcamos cuando París, Bruselas o recientemente Londres son los afectados, pero la realidad es que día a día, en muchos países, las bombas y muertes dejan de ser noticia porque son demasiado frecuentes.

Cuando era pequeña, en la década de los 90 y más viviendo en Madrid, era muy común oír en el telediario noticias sobre la explosión de coches bomba o secuestros, y yo pasaba, desde mi punto de vista de niña, verdadero miedo pensando que me podía pasar a mi o alguien de mi alrededor.

Aunque, en mi opinión, es conveniente que se traten de evitar imágenes desagradables (que realmente ni siquiera aportan información y pueden ser muy impactantes para un niño, especialmente si es muy pequeño), cuando ocurre algo así el telediario, internet, los otros niños del colegio, los periódicos y otras fuentes que están al alcance de los más pequeños hacen que sea muy difícil no verlas. Un niño puede pasar de no escuchar las noticias, a quedarse verdaderamente preocupado por lo que ha sucedido, queriendo saber todos los detalles, y teniendo miedo por lo que pueda pasar.

Por ello, ¿ cómo le explicamos a los niños los atentados que están sucediendo? En mi opinión, cuando un niño se muestra preocupado por lo que ha ocurrido y pregunta, hay que ser sinceros y adecuar, siempre diciendo la verdad de lo que ha ocurrido, la respuesta a la edad y madurez del niño. Hablarle con un lenguaje que entienda es  fundamental para no sembrar más incertidumbre sobre el tema. No hace falta entrar en muchos detalles, simplemente explicar lo que ha sucedido de una forma clara y concisa es la mejor forma de que él pueda entender lo que ha pasado.

No pasa nada por mostrarse triste, al contrario, son reacciones normales ante un hecho así. Poner en común las emociones que se están sintiendo pueden ayudar a aliviar al menor y darle libertad de expresión.

Es positivo mostrar también la realidad de que no todo el mundo es bueno, hay gente que hace las cosas mal, pero siempre que sea posible, vincularlo al tema en concreto y no generalizar.

Por supuesto, contestad a todas las preguntas que surjan con la máxima sinceridad posible, adecuando la respuesta, una vez más, a la edad del menor. Es muy probable que se den nuevas preguntas a lo largo de los días siguientes, y más si ha estado contrastando la información con otros amigos.

Puede ayudar hacer ver que, a pesar de que todos estamos expuestos a que esto pueda sucedernos, no hay que tener miedo ni dejar de hacer cosas por lo que pueda pasar. Es bueno hacer ver que el mundo sigue siendo un sitio seguro, la gente de la que se rodea en el día a día no quiere hacerle daño,  y que tener cuidado no está reñido con poder disfrutar de la vida con libertad.

En mi opinión, es completamente necesario evitar las generalizaciones: el hecho de que aparezca en las noticias ahora que los autores de los atentados sean islámicos, no quiere decir que todas las personas que practican esa religión sean "malos", o " quieran hacer daño". El hecho de aprender a distinguir, hacer ver que una raza o religión no tiene nada que ver con esto, es muy importante para evitar otros problemas relacionados, como el racismo, por ejemplo, que se debe combatir ya desde pequeños.

También de todo lo malo se puede sacar algo bueno: mostrar cómo unas personas han ayudado a otras durante el atentado, los homenajes a las víctimas, etc, enseñan valores de cooperación y humanidad que el niño puede aprender y utilizar en el día a día.

¡Nos leemos la próxima semana!

Etiquetas
Publicado el
30 de marzo de 2017 - 02:00 h
stats