Un poco de atención

Hablando el otra día con un amigo, me confesó que había notado que su hermana ( mujer fantástica donde las haya, madre excelente, esposa fantástica…) Estaba en una fase peculiar de su vida: después de tanto esfuerzo y de tanta dedicación ( ella que ha sido muy exuberante) sólo necesita ahora atención.

Está como las niñas de quince años pendiente del móvil, escribiéndose con las amigas y amigos para buscar la aprobación social de los que como ella necesitan atención.

Éste no es un caso aislado, y me he dado cuenta que hay otra muchas mujeres que "hartas de estar realizadas" (estoy hasta el mismo de realizarme) ya no buscan el acercamiento de los hijos, un polvo con el marido o los amantes, o un vestido nuevo.

Estas nuevas mujeres de hoy en día sólo quieren ese gesto por parte de los hombres, de sus hombres, un poco de atención, para que las devuelvan al paraíso, ese donde están las que comienzan a ser a adolescentes y se ruborizan y se ponen coloradas cuando dices el nombre del chico que les gusta y que es de 3º de la ESO y ellas están todavía en 1º.

Ese poco de atención que vale más que 20 quiquis del mejor amante del mundo. Ese segundo que te sube al cielo por una milésima de segundo para continuar con tu vida cotidiana.

Si me preguntáis que si me subo a ese carro os digo que sí. Después de tantos escarceos sexuales, llega un momento que lo interesante es sólo la conquista, y esa conquista es válida porque el chico en cuestión nos presta toda su absoluta atención.

Etiquetas
Publicado el
28 de septiembre de 2012 - 11:13 h
stats