Vida sexual, ¡¡que buena!! ¿o, es mala? (I)

¡Cuánto han cambiado las cosas desde que éramos pequeños! Y, como en todo, nuestra vida sexual… Recuerdo que solamente hablar de sexo era irritantemente pecaminoso,  por lo que nuestros padres nos castigaban severamente, prohibiéndonos, incluso, que jugáramos a "los médicos" y a "papás y mamás" ¿Recodáis qué vergüenza pasábamos al reprendernos?

Y no solamente era esto, sino que, además  -nos advertían- que era malo para la salud, que podíamos quedarnos tísicos (enfermedad esta abundante en España por aquellos años de entonces… ¡que hasta llegaba a cohibirnos sintiéndonos enfermos!

Pero las ciencias adelantan que es una barbaridad. Y en todo. ¿Cómo no lo iban a realizar con el sexo, y más existiendo amor, con lo bonito que es amarse y,  la par, ser uno solo?

Pero centremos el asunto: ¿Es bueno o malo tener sexo?

Ya, desde hace décadas, se sabe a ciencia cierta que las personas que pagan por tener sexo no alcanzan un alto grado de felicidad, a pesar de que física y químicamente pueda ser estimulante para el organismo. Bien, ya sabemos que aún en esta transacción económica- sexual, no es mala del todo, salvando distancias, naturalmente, ya que, al menos, hace felices a las personas que lo practiquen, aunque el mero hecho de pagar por ello no resulte óbice para que incida sobre nuestra salud. Veamos entonces en qué medida nos puede beneficiar tener sexo con una pareja, más cuanto mayor es el estímulo nos provoque la belleza de nuestra compañera/o, según los nuevos estudios realizados por los científicos más sesudos que así lo aconsejan con el erotismo:

1. Reduce la ansiedad:

En una investigación hecha con ratones, se demostró que aquellos activamente sexuales presentan menos conductas ansiosas que los no activos y de acuerdo con una estudio realizado con humanos, la presión arterial es menor en las personas que tenían en su diario mayor registro de actividad sexual.

2. Mejora tus defensas:

Tener relaciones sexuales ayuda a tu sistema inmunológico, de acuerdo a un estudio realizado en 1999 por la Eastern Psychological Association Convention.

3. Calma el dolor:

Antiguos estudios demostraron que los orgasmos aumentan la tolerancia al dolor. La detección del dolor es menor durante la estimulación vaginal y el orgasmo.

4. Disminuye la neurosis:

En foros de estrés se asegura que las personas con mayor actividad sexual reducen la neurosis; la probable causa es que la vida sexual reduce los temores.

5. Reduce riesgo de cáncer de próstata:

De acuerdo con un estudio que se llevó a cabo en 2004 y que fue publicado en el Journal of the American Medical Association, tener sexo con regularidad no se asocia a un mayor riesgo de la enfermedad. De hecho, los hombres que eyaculan más (21 veces al mes o más) son un tercio menos propensos a desarrollar cáncer de próstata que los que eyaculan entre cuatro y siete veces al mes.

¡¡Hasta la semana que viene, amigos!!, Ya os ampliaré otros conceptos de la sexualidad y cómo debemos educar en ella a nuestros hijos desde la adolescencia para que no equivoquen una camino sano y placentero.

Etiquetas
Publicado el
29 de septiembre de 2015 - 06:00 h
stats