Y los sueños... sueños son (Soñar con cabellos) (I)

Desde la antigüedad, los sueños han sido considerados popularmente una forma de contacto con la divinidad y la mejor manera de vaticinar eventos futuros. De ahí su interés general por tratar de descifrar esos sueños de universos insólitos, de personajes misteriosos, de visiones mágicas, sean divinas o infernales, y a veces indescifrables de todo ese conjunto de episodios maravillosos o aterradores que no podríamos vivir despiertos, hasta  dejarnos dubitativos, temerosos…, inclinándonos hacia la necesidad de saber si nos puede afectar a nuestro hacer diario o si es augurio de la suerte o el infortunio, de recordar el sueño.

Por estos motivos, pensando que podría interesaros el tema, he creído conveniente daros a conocer el significado de algunos de los sueños más representativos sobre el cabello, que vienen a ser similares a los interpretados con la piel y las uñas dentro de la creencia popular. Con ello, solamente pretendo daros respuesta a esas dudas que os embarguen al soñar con este elemento natural que lucimos encima de nuestras cabezas y que es causa, ya sin sueño alguno que medie, de tantos e importantes devaneos para que nos otorgue empaque y donaire.

No obstante, antes de adentrarnos en la temática, he de explicar  que cada cual soñamos acorde a nuestras vivencias y que nuestros sueños son únicos, conectados exclusivamente a "nuestra propia realidad" y que, normalmente, solo recordamos los sueños en los que el descanso ha sido mayor y más saludable, en muchos casos olvidándolos a poco de despertarse. Por otro lado, y como todo sueño es abrir una puerta a la mente, será el sueño de cada cual donde se centran todas las esperanzas personales, las dudas, los miedos, las ambiciones, lo bueno y lo malo, amigos o enemigos, los tiempos de gloria o de fracaso… En fin, el conjunto de las propias experiencias y vida personal, sin olvidar que puedan tener otros fundamentos conectados con nuestra edad primitiva o esa otra edad más allá –por anterior- a la que actualmente se viva, ya heredada de nuestros antepasados, entremezclándose unas y otras experiencias para mayor confusión onírica.

Por estos motivos, amén de otros dentro de la parasicología, interpretar lo soñado es un reto mayor, muchas veces imposible de descifrar, por entrar cuerpo, mente y espíritu al unísono, a lo que el pueblo ha ido creando, siglo tras siglo, su propio formato interpretativo, algo así como lo son los refranes, donde se entremezcla parte de ciencia y parte del saber por experiencia propia, con tal de darles una explicación razonable. 

Otra cuestión importante es recordar el sueño y sus aspectos más importantes o aquello que  más nos haya impactado. Después, os bastará esta sencilla guía, que en estas semanas te brindaré, para interpretar lo soñado perfectamente, o al menos te ayudará a ello, no teniendo dudas que mejorará tu personalidad, a la vez que podrás cambiar sustancialmente los augurios desprendido de lo soñado.

En términos generales, así nos instruye la creencia popular sobre los sueños pelambreros, los que en las próximas semanas iremos abordando de manera más ampliada:

Cabello: El cabello simboliza la fuerza, vitalidad y virilidad. Si llevamos el cabello al viento significa libertad, y si es en coleta significa sumisión, falta de iniciativas. Si está un poco desaliñado anuncia dolores; y si lo cortamos perdemos la fuerza o interés por alguien o algo. 

Cabeza: Soñar con nuestra cabeza nos advierte de visitas médicas. Contrariamente, si soñamos con la cabeza de otra persona hay que estar prevenidos contra enemigos ocultos o determinadas traiciones. 

Barba: Un sueño con una barba larga representa la vejez y la sabiduría. Si es mujer y sueña que le crece una barba, representa el lado masculino de su personalidad, y que quiere vencer o triunfar "por la fuerza", más que por la inteligencia o la astucia, aunque también puede significar que quiere ser más decidida y desea tener más fuerza o poder familiar o empresarial. 

Si soñamos que tenemos el cabello desaliñado anuncia dolores, incertidumbres, miedos u olvidos, más cuanto más desaliñado esté. Si es que nos cortamos el cabello es sinónimo de perder fuerza o vigor en algún proyecto a causa de nuestros errores.

Soñar que es calvo significa que vivirá una etapa muy triste, quizá de soledad. De perder cabellos o que estos se caen significativamente es probable que la ruina o ciertas pérdidas o logros le estén acechando de manera inmediata. Si soñamos que estamos calvos por la parte derecha de la cabeza, le anuncia la muerte de un familiar hombre. Si es por la parte izquierda seguramente enviudará o perderá del alguna manera a su pareja. Si es por la parte alta de la cabeza, anuncia desgracias severas o una vejez en la miseria o sustancialmente mermada en salud y bienestar.

Si soñamos que hemos perdido el cabello y todo el pelo del cuerpo, es significativo de habernos despojado de algo sustancialmente útil en nuestra vida o que la vida nos la hará mermar, acechándonos una desgracia sin remedio. Y si en nuestro sueño vemos lana en nuestra cabeza en vez de cabello es sinónimo de un cambio brusco, quizá de domicilio, de trabajo, de situación, de relaciones… siempre inferior a la realidad que gocemos antes del sueño…. Y si el soñador se los arranca… ¡¡cuidado!! Extraños pensamientos deben gobernar su mente, o es causa de inquietudes perversas contra él mismo o el de su entorno más inmediato, lo que no puede evitar por la inconmensurable ruindad que le embarga...

Soñar que el cabello está bien brillante, cuidado, abundante y largo, es indicativo  de salud y suerte en general para el soñador, siempre con el deseo de hacerlo llegar en la misma proporción a los de su entorno. Pero, si nos peinamos nosotros mismos el cabello significará que deseamos recomponer nuestras ideas y el orden de nuestros pensamientos, porque no tenemos los temas tan claros como pensábamos; también puede significar que debemos replantearnos nuestra vida económica, afectiva o de pareja de forma más amplia y a fin de encontrar nuevas metas que alcanzar u otro círculo de amigos.

Y, si en los sueños que tengamos se vislumbran nudos en el pelo, tajantemente es a causa de existir incertidumbres, enredos o confusiones a nuestro alrededor, lo que tendremos que revisar pausadamente y sin agobio alguno para no equivocarnos con la decisión tomada… Aunque… ¡¡ojo!! Porque si estos nudos los cortamos con una tijera… depende cómo lo hagamos para que pueda ser interpretado de una u otra forma, que nada es fácil a la hora de darle una aclaración coherente a lo soñado. De ser de un tajo en recto, igual que en pelo al hacerlo en la vida real, dejará la marca del corte, lo que se notará de ser liso (o pausada nuestra vida), indicándonos que la solución no es la más adecuada. Es decir, que hay que hacerlo verticalmente para que no deje señal alguna, igual que en el sueño significará que la solución dada al conflicto será la ideal y no dejará huella alguna que lamentar.

Aquí nos quedamos esta semana. ¡¡Felices sueños…!! Y, sobre todo, recordarlos, que es muy importante. Será sinónimo de dormir bien y saludablemente.

Etiquetas
Publicado el
27 de octubre de 2015 - 08:30 h
stats